19 de diciembre de 2014 / 02:11 a.m.

El Club Atlético San Lorenzo de Almagro, a través de su presidente Matías Lammens, mostró su temor al arbitraje de la final contra del Mundial de Clubes Marruecos 2014 contra Real Madrid.

Aunque todavía no se conoce la terna arbitral, el dirigente pampero sabe del poder económico del equipo "merengue" y dio a entender que podría influir para elegir al colegiado que aplique el reglamento durante el compromiso a disputarse el sábado en Marrakech.

"Nadie puede desconocer el poder del Real Madrid en cuanto a capacidad de lobby y al hábito de jugar este tipo de torneos. Seguramente nos superan, pero todos los reclamos deben ser escuchados. Si la FIFA cae en el error de escuchar más al poderoso incurriría en un error muy grave", indicó.

Lammens agregó que: "La verdad que nos pareciera más lógico un árbitro de otro continente. La FIFA se pondrá a trabajar en el tema. Nosotros por supuesto que intentaremos influir, pero difícil será".

El presidente de "El Ciclón" ve de buena manera que el silbante de la gran final sea un africano y espera que no sea el portugués Pedro Proença, aunque también aceptaría al chileno Enrique Osses, integrante de Conmebol, confederación a la que pertenece San Lorenzo.

"Por una cuestión de entendimiento, me gustaría que fuera un árbitro sudamericano para que los jugadores pudieran entenderse con el árbitro. Me gustaría que fuera el chileno Osses. De todas maneras, confiamos en los arbitrajes".

Espera que el árbitro designado deje el roce físico durante el partido, pues así está acostumbrado a jugar el club pampero: "Nosotros estamos acostumbrados a partidos de más contacto más físico. Este árbitro (el australiano Benjamin Williams durante la semifinal) pitaba falta nada más tocar. Es difícil jugar así".

Aunque le gusta meter la pierna a San Lorenzo, Matías Lammens, descartó que el Real Madrid se tenga que preocupar, pues se dedicarán a jugar de manera limpia, de lo contrario el cuadro argentino tendría que alarmarse por el defensa "merengue", el portugués Pepe.

"No creo que sea violento, ninguno de los dos tiene que preocuparse. En todo caso debe preocuparse San Lorenzo por Pepe", aseveró.

NOTIMEX