27 de junio de 2014 / 01:55 p.m.

El presidente uruguayo José Mujica calificó la dura sanción contra Luis Suárez impuesta por la FIFA como una "agresión contra los pibes (muchachos) del pueblo uruguayo", consideró que los integrantes del organismo rector del fútbol mundial "se pasaron de la raya" y dijo que su única intención era "escarmentar" al jugador.

El mandatario se explayó así anoche en el programa de televisión "De zurda", donde fue entrevistado por Diego Maradona y en el que defendió al delantero uruguayo, que el jueves fue expulsado del Mundial y sancionado con nueve partidos internacionales y cuatro meses de inhabilitación para jugar al fútbol.

Asimismo, se le impuso una importante multa económica, por haber mordido al defensor italiano Giorgio Chiellini durante el partido.

"Soy viejo, me acuerdo cuando usaban alfileres y en los córner echaban tierras en los ojos. Y los tanos son campeones en hacer calentar a la gente. Por eso la gente veterana tendría que darse cuenta de que se pasaron de la raya. O somos iguales o somos chiquitos. ¡Tiramos para afuera a Italia e Inglaterra, cuánta guita perdieron!", indicó Mujica.

El mandatario interpretó el mordisco de Suárez como una respuesta a la provocación de los italianos, que estuvieron todo el partido "molestando" al jugador hasta que lograron lo que pretendían, y apuntó que la gente de la FIFA debería "darse cuenta de eso" al aplicar su sanción.

En su habitual tono filosófico, el mandatario, un ex guerrillero tupamaro de 79 años, cargó contra la FIFA y su "agresión" contra Suárez, y por extensión, contra ese tipo de jugadores "que nacen en las entrañas del pobrerío".

"¡Ni saben ellos la alegría que nos dan cuando juegan en el potrero!. A estos botijas que tienen la inteligencia en los tobillos, (los dirigentes de la FIFA) no los quieren entender porque nacieron en otra sociedad y tienen otros recursos", indicó el mandatario.

Según señaló el presidente, los rectores del fútbol mundial no le quisieron perdonar a Suárez "que no fue a la universidad y que está formado en el campito", por lo que "lleva naturalmente la rebeldía y los dolores de los que vienen de abajo".

"No entienden nada. No perdonan", añadió.

Mujica, reconocido internacionalmente como el "presidente más pobre del mundo" por su austero modo de vida, insistió en esa tesis al apuntar que cuando uno de los "aplastados del mundo" como Suárez asoma la cabeza "molesta y mucho más si sigue siendo retobado (tozudo)".

El mandatario acudió anoche, junto a una multitud de hinchas uruguayos, al aeropuerto internacional de Carrasco en Montevideo para recibir a Suárez, si bien finalmente se tuvo que marchar sin ver al jugador debido al retraso del vuelo que traía al astro uruguayo desde Brasil.

Uruguay entero respondió ayer con indignación y rabia contra la FIFA por la sanción a Suárez, una medida que consideraron "desproporcionada" e "injusta".

Las comparaciones con comportamientos poco ejemplares de otros futbolistas en competiciones internacionales, las acusaciones de complot contra el jugador y las comparaciones de la FIFA con la mafia elevaron el tono de muchos de los comentarios.

AGENCIAS