19 de febrero de 2014 / 03:24 a.m.

La Unión Europea de Asociaciones de Futbol (UEFA) decidió hoy que el club de futbol ruso CSKA Moscú dispute su próximo partido en una competencia continental a puerta cerrada, así como el cierre parcial del estadio donde se desempeña la selección sub-21 de Serbia, en ambos casos por incidentes racistas.La sanción al CSKA se decretó por la Comisión de Control y Disciplina de la UEFA, después de que algunos aficionados del equipo ruso mostraron símbolos racistas durante el juego de la fase de grupos de la Liga de Campeones, el 10 de diciembre en el estadio del Viktoria Plzen checo.

Por su parte, la Federación Serbia fue sancionada debido a los hechos que tuvieron lugar en el partido Serbia-Bélgica (2-2), de clasificación a la Eurocopa sub-21 de 2015, donde un árbitro asistente escuchó con claridad sonidos de simio que provenían de la esquina derecha del campo.

Cabe mencionar que, como parte de la sanción, CSKA Moscú tendrá que pagar una multa por 50 mil euros (68 mil 803 dólares) y la Federación Serbia deberá cerrar dos sectores destinados a la afición local del estadio en el juegue su próximo encuentro.

La sentencia al balompié serbio también decreta que sobre los espacios vacíos la federación deberá desplegar una pancarta con el mensaje "No al Racismo", de dimensiones no inferiores a 20 metros de ancho y 15 de alto.

NOTIMEX