8 de enero de 2014 / 04:31 p.m.

Javier Aguirre recibió hoy el peor castigo desde que dirige en el fútbol de España: el mexicano fue sancionado cuatro partidos luego de que el entrenador del Español insultará al árbitro gritándole "hijo de puta", durante el partido del pasado fin de semana que los pericos perdieron ante el Osasuna.

Pese a que el Espanyol apeló en favor del Aguirre, esto no le bastó al Comité de Competición de la Liga de Fútbol Profesional, que dijo no tener duda en que el insulto fue claro y directo para el silbante, algo que el club catalán intentó negar.

"Lo que grité fue: chingada madre, hijo de puta, era amarilla (la tarjeta), pero el árbitro se lo tomó a mal. Hay unos más sensibles que otros", reconoció Aguirre al finalizar el duelo ante los rojillos.

De acuerdo al código disciplinario de la Liga, tal y como recoge el artículo 94, la expresión utilizada por Aguirre se considera como insulto, ofensa verbal o actitud injuriosa hacia el colegiado del partido.

Los otros tres partidos que se perdería el mexicano serían frente al Real Madrid, el próximo fin de semana, la vuelta de la Copa y ante el Celta de Vigo.

Ahora, Javier Aguirre empezará a cumplir la sanción en el partido de Copa del Rey de esta noche ante el Alcorcón, correspondiente a los octavos de final.

El último precedente con este tipo de insultos en la Liga fue el del jugador portugués del Real Madrid Coentrao, castigado con cuatro encuentros al llamar "hijo de puta" al árbitro en el duelo de la temporada pasada entre Real Madrid y Getafe.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ | MADRID