14 de febrero de 2014 / 04:53 p.m.

El esquí alpino de los Juegos de Sochi no respeta a los favoritos.

En un día de calor en las montañas de Krasnaya Polyana, el suizo Sandro Viletta protagonizó una nueva sorpresa al proclamarse el viernes campeón de la súper combinada de los Juegos Olímpicos de Invierno.

¿Bode Miller, el último campeón? ¿Ted Ligety, el vigente campeón del mundo? Ambos estadounidenses quedaron lejos del podio. ¿Aksel Lund Svindal, el astro noruego que vino con mucha fanfarria? También defraudó al quedar octavo.

De 28 años, Viletta sólo tenía una victoria en su palmarés del circuito de la Copa del Mundo, en un súper G que se remonta a hace tres temporadas. Su mejor antecedente en la súper combinada —la prueba que consiste de una manga de descenso y un slalom— fue un cuarto lugar el mes pasado.

"En la súper combinada... todo es posible", dijo Viletta, quien acumuló un tiempo de 2 minutos y 45.20 segundos. "Tenía el pálpito que sería posible subir al podio, pero hay tener un día perfecto".

Viletta sentenció su triunfo en la súper combinada con una fulminante manga de slalom para vencer a otro favorito, el croata Ivica Kostelic. El suizo había quedado 14to tras el descenso disputado a primera hora.

Kostelic debió conformarse con la plata al quedar a 34 centésimos de Viletta, mientras que el italiano Christof Innerhofer se quedó con el bronce, 46 centésimas atrás.

También hubo festejo suizo en el esquí de fondo. Dario Cologna se adjudicó su segundo oro en el esquí de fondo de los juegos, esta vez en la carrera de 15 kilómetros estilo clásico.

Cologna, quien en noviembre se operó el tobillo, venía de ganar el domingo el skiatlón de 30 kilómetros, cronometró 38 minutos y 29.7 segundos, para súperar a los suecos Johan Olsson y Daniel Richardsson, plata y bronce, respectivamente.

El club de bicampeones de Sochi también añadió a la bielorrusa Darya Domracheva, victoriosa en la carrera individual de 15 kilómetros femeninos del biatlón.

Domracheva sólo falló una blanco en tiro y terminó con tiempo de 43 minutos y 19.6 segundos.

La plata fue para la suiza Selina Gasparin, al terminar con un retraso de 1:15.7. El bronce quedó en manos de otra bielorrusa, Nadezhda Skardino.

El esquí alpino arrancó con el inesperado triunfo del austríaco Matthias Mayer, otro competidor con credenciales modestas.

"No me esperaba la victoria", dijo Vileta, quien sólo se había anotado para competir en esta prueba y ahora se regresa a Suiza con una presea dorada en el cuello.

Este viernes las temperaturas alcanzaron los 13 grados Centígrado (55 F) en las sedes de montaña, así que más de uno en el esquí alpino salió en pantalones cortos y sin mangas. No será hasta el domingo cuando la "ola de calor" primaveral empiece a aflojar, aunque los organizadores insisten que aún no es necesario abrir los depósitos donde nieve almacenada del pasado invierno.

AP