12 de marzo de 2014 / 03:51 p.m.

Michael Schumacher ha dado "pequeñas y prometedoras señales" de que podría despertar de su coma, dijo su representante, más de dos meses después que el siete veces campeón mundial de Fórmula Uno quedó en coma tras un accidente de esquí.

Los boletines desde el accidente han dado poca información y un optimismo limitado para el hombre que alguna vez condujo bólidos a cientos de kilómetros por hora, pero que sufrió graves heridas en la cabeza al caer mientras esquiaba con su familia en los Alpes franceses. El comunicado del miércoles fue un poco distinto, al describir una "situación muy íntima y delicada" para su familia.

"Es muy difícil para todos nosotros asimilar que Michael, que había superado muchas situaciones difíciles en el pasado, haya resultado herido de forma tan terrible en una situación tan común", señaló en un comunicado Sabine Kehm, una vocera de la familia Schumacher. "Estamos y seguimos confiados que Michael lo superará y despertará. A veces hay señales pequeñas y prometedoras, pero también sabemos que tenemos que ser pacientes".

Las pequeñas señales que buscan los médicos podrían incluir parpadeo, o intentos de respirar sin la ayuda de una máquina.

"Esto no cambia la opinión sobre la situación general de Schumacher. Todavía es muy difícil pronosticar cuál será su recuperación a largo plazo, o si despertará y lo desconectan del respirador artificial", dijo el doctor Tipu Aziz, profesor de neurocirugía de la Universidad de Oxford.

"Lo más probable es que quede con discapacidades serias", agregó Aziz, quien no tiene nada que ver con el tratamiento de Schumacher.

Schumacher fue hospitalizado con graves heridas en la cabeza tras el accidente de esquí el 29 de diciembre, cuando cayó y se pegó con una roca en una colina del centro de esquí Meribel en los Alpes franceses. El golpe rompió su casco.

Los médicos lo pusieron en coma para que bajara la inflamación cerebral, y lo operaron para sacar coágulos de sangre.

Neurólogos que no están involucrados en el tratamiento dicen que una recuperación total es cada vez más improbable, tomando en cuenta la duración de la coma y la gravedad de las lesiones.

"Cada lesión cerebral es distinta, y no hay dos recuperaciones iguales", comentó Luke Griggs, vocero de Headway, una institución británica que lidia con lesiones cerebrales. "Se puede decir que cualquier paciente que despierte de un coma de tres meses encara una recuperación larga y difícil, con un desenlace incierto".

AP