21 de diciembre de 2014 / 12:56 a.m.

En la jornada anterior de la NFL se definieron los campeones de las divisiones Este, Oeste y Sur de la Conferencia Americana (Patriots, Broncos y Colts, respectivamente). En la Nacional, la sorpresiva caída de los Packers ante los Bills, más el triunfo de Dallas, alteró el panorama y colocó los Lions al frente en el Norte y los Cowboys como líderes del Este.

A sólo dos fechas de concluir la temporada regular, esta semana pueden definirse los títulos del Oeste y Sur de la Nacional. El domingo por la noche, los Seahawks (10-4) visitan a los Cardinals (11-3), mientras horas antes los Falcons visitarán a los Saints en su última oportunidad de colarse a la postemporada.

Sin duda el juego más atractivo de la jornada tendrá lugar en Arizona, donde en febrero se jugará el Súper Bowl. Los Cardinals reciben a los campeones con un juego de ventaja, aunque de ser derrotados dejarán el sitio de privilegio a Seattle, que también se impuso en el duelo por la 12da jornada.

Aunque es muy probable que el perdedor de todas maneras tenga un sitio en la postemporada, ambas escuadras afrontan este duelo con la seriedad de quien se juega la vida en un partido. Bruce Arians, entrenador de Arizona, quien ha mantenido en la pelea a esta escuadra pese a perder a dos quarterbacks, está usando la carta de la motivación para lograr que su equipo asegure un descanso en la primera ronda de los playoffs y la ventaja de jugar como local.

"No juegas muy a menudo por cosas tan importantes. Seattle no ha estado 100 años en esos niveles, estoy seguro de que ellos también aprecian este juego", dijo Arians el jueves. "Te rompes el trasero todo el año para llegar a este partido y por supuesto que lo aprecias, pero eso no modifica la manera en que te preparas para él, el proceso es siempre el mismo".

Pese a lo que dijo, Arians tendrá que utilizar todo el conocimiento acumulado en más de 20 años en los más altos niveles del fútbol americano para conducir a Ryan Lindley, tercer mariscal del equipo, quien está considerado para ser el titular debido a la lesión de Drew Stanton la semana pasada.

Si bien los Cardinals han mantenido el paso tras la lesión de Carson Palmer, el titular, bajo Stanton sufrieron dos derrotas en las que el ataque se vio disminuido. La situación luce cuesta arriba ahora que están obligados a alinear a un quarterback que no inicia un partido desde 2012, cuando era novato en la liga, y en su carrera lanzó 181 pases sin lograr un touchdown por siete intercepciones.

"Debe seguir el plan de juego, ejecutarlo", dijo Arians de Lindley. "Debe lanzar con precisión, no tratar de convertirse en héroe y forzar los envíos. No debe jugar con temor, debe ser inteligente".

Lindley también envió un mensaje que trató de ser tranquilizador. El jugador que sufrió cuatro intercepciones en su debut y fue despedido a principios de este año y recontratado en noviembre dice que "2012 y ahora son como la noche y el día. En este momento ni siquiera pienso cómo era antes".

Por el bien suyo y del equipo es indispensable que su desempeño mejore sustancialmente. Si hace dos semanas Green Bay era la elección unánime a mejor equipo de la Nacional, las actuaciones más recientes de Seattle los tienen como serios candidatos a repetir en la lucha por el título. Llegan con racha de cuatro triunfos en los que su defensa ha aceptado sólo 27 puntos; en esas citas dejaron a los propios Cardinals con tres puntos, a 49ers en 10 en dos partidos, y a la poderosa ofensiva de los Eagles sólo le concedieron 14.

Buena parte de las esperanzas de los Cardinals están cifradas en su defensa, la sexta mejor contra la carrera, que tendrá enfrente a una doble amenaza: la fortaleza del running back Marshawn Lynch y la habilidad de Russell Wilson para correr con la pelota, ya sea en las jugadas de opción que le permiten decidir si entrega la bola a Lynch o la conduce él, o cuando arranca al no encontrar un receptor libre. Los pronósticos están contra los Cardinals pero una victoria demostraría que son serios aspirantes a ser el primer equipo que juega un Súper Bowl en su estadio.

SUR EN DISPUTA

Quienes elaboraron el calendario calculaban que los Falcons (5-9) y los Saints (6-8) serían aspirantes al título del Sur y dirimirían el liderazgo del sector en la penúltima fecha. La profecía se cumplió pero los equipos llegan con marca perdedora. Inconsistentes ambos pero con grandes ataques aéreos que les han permitido acumular 4.225 (Saints) y 4.006 (Falcons) yardas, respectivamente. Es de esperarse un partido de altas anotaciones en que las defensas brillen por su incapacidad para frenar al contrario.

La jornada comenzó el jueves con el triunfo de Jaguars 21-13 sobre Titans. Se completa con los partidos del sábado: Eagles ante Redskins y Chargers ante 49ers.

El domingo Vikings visita a Dolphins, Ravens a Texans, Lions a Bears (donde Jay Cutler, el jugador mejor pagado de 2014 con 22 millones de dólares estará en la banca por su pésimo desempeño en la campaña) y Browns a Panthers.

Buccaneers recibe a Green Bay, Steelers a Chiefs, Jets a Patriots, Rams a Giants, Raiders a Bills y Cowboys a Colts. El lunes por la noche Broncos visita a Bengals.

AGENCIAS