1 de febrero de 2014 / 07:59 p.m.

Son 14 los equipos que nunca han sido campeones en la NFL y uno de esos conjuntos es el de los Halcones Marinos de Seattle. No es raro encontrar al actual campeón de la Conferencia Nacional en ese grupo porque los tiempos de bonanza que disfrutan en los últimos años llegaron a cuentagotas en los primeros de su existencia. Su marca de por vida es 293-303 porque su etiqueta siempre ha sido la de un equipo perdedor.

Pero ellos no son los únicos que han dejado muy lejos de las alegrías a los aficionados de esta ciudad del noroeste de los Estados Unidos. De los cuatro equipos profesionales que actualmente son de este sitio, solo las Storm de la WNBA han sido campeonas. Seahawks (NFL), Sounders (MLS) y Marineros (MLB) tienen cero títulos en 82 temporadas en conjunto.

Demasiadas tristezas sin una recompensa. Por eso, la presencia de los Halcones Marinos en su segundo Super Bowl en nueve años ha resultado una revolución que ha devuelto la vida a los fans. La muestra de eso fue la espectacular despedida que les dieron antes de viajar a Nueva York. Cientos de fans formaron una valla por donde pasó el camión del equipo cuando viajaban de su hotel al aeropuerto.

"Tuvimos una extraordinaria despedida. Los 12's (así es conocida la afición de los Halcones) estuvieron afuera apoyando con mucha fuerza. Era un recorrido corto al aeropuerto pero ellos estuvieron a los lados del camino gritando, brincando, tomando fotos, y el camión apenas podía ir a dos millas por hora", recordó el entrenador en jefe de los Halcones Marinos, Pete Carroll. "Fue algo extraordinario para nosotros vivir eso, todos estaban impactados. Su apoyo quedó más que claro para nosotros".

Y no es para menos, ya que los años de mediocridad los han acompañado por muchos años. Marcas de 2-12, 4-12, 5-9 aparecieron en la columna de récord constantemente desde su llegada a la NFL en 1976. Aunque hubo algunos oasis de 9-7 y 12-4, que los llevaron a playoffs en 1983, 1984, 1987 y 1988, los malos tiempos no se alejaron mucho de ellos, sobre todo de 1989 a 1998.

En pocas palabras, siempre fue un equipo lejos de los reflectores y con poco impacto a nivel global, hasta que un hombre le metió mano al guión y le dio otra cara.

Mike Holmgren cambió por completo a la franquicia al hacerse su entrenador en jefe en 1999 y se encargó de mover y enriquecer la tierra para hacer crecer el árbol del éxito. Desde ese año y hasta el 2013 tienen nueve campañas ganadoras y ocho apariciones en los playoffs. Una cara muy distinta de la que los caracterizó en sus inicios.

Holmgrem se rodeó de un equipo de trabajo fuera del campo altamente capaz que revolucionó a los Halcones Marinos y se convirtió en el entrenador en jefe con más triunfos en la historia de la franquicia con 86.

Dentro del emparrillado tuvieron a Jon Kitna y Ricky Watters, luego a Matt Hasselbeck y Shaun Alexander y ahora a Russell Wilson y Marshawn Lynch como sus combos de quarterbacks-corredores que han convertido a Seattle en un conjunto que desde 2002 suma 105 triunfos. ¿Llegará el domingo el 106 que les daría el primer título en la NFL?

Han sido 37 años de espera y es la segunda ocasión en que están a un escalón de llegar a la cima para levantar el Vince Lombardi, una altura que en 1976 se veía demasiado lejos, quizá hasta inalcanzable.

 

MIGUEL BOADA NÁJERA