9 de abril de 2014 / 12:09 a.m.

El técnico del Chelsea, el portugués José Mourinho, afirmó hoy que su equipo siguió el "plan" que había previsto para remontar en Stamford Bridge la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones ante el París Saint-Germain.

"Seguimos nuestro plan y cumplimos. Estoy muy feliz con el resultado", afirmó Mourinho en la rueda de prensa posterior a un encuentro que el Chelsea ganó por 2-0, un marcador que sirvió para remontar el 3-1 en contra de la ida en París.

El francés Demba Ba cerró el duelo en el minuto 87 con el segundo gol de los "blues", después de que el alemán André Shürrle hubiera adelantado al equipo a la media hora.

Cuestionado por los periodistas por si fue uno de los partidos más satisfactorios de su carrera, Mourinho afirmó que fue "una buena victoria", si bien recordó que tanto el Chelsea como él han estado en "muchas semifinales" de la Champions.

Cuando Ba marcó el gol poco antes del minuto noventa, Mourinho corrió al córner donde sus jugadores festejaban el pase a semifinales. Agarró por el brazo a Fernando Torres y le habló al oído.

Mourinho explicó que no fue hasta allí para unirse a la celebración, sino a decirles "cómo debían jugar" los instantes finales del partido.

"Fui a decirles los cambios que tenían que hacer. Quedaban tres minutos más el tiempo añadido, y el modo cómo estábamos jugando hasta entonces era demasiado arriesgado", explicó el técnico luso, que en los últimos minutos situó a tres delanteros en el campo, Samuel Eto'o, Demba Ba y Fernando Torres.

Mourinho, que aseguró que no tiene preferencias en cuanto al rival que le podría tocar al Chelsea en semifinales, consideró "merecido" que el PSG fuera "castigado".

"Al principio del segundo tiempo, hicimos méritos suficientes para haber marcado antes de lo que lo hicimos", dijo Mourinho, para quien el segundo tiempo fue "pura posesión del balón" para su equipo.

AGENCIAS