1 de enero de 2013 / 04:13 p.m.

La condecoración a Alfredo Bryce Echenique marcó un antecedente en la entrega de premios; Carlos Fuentes se fue, Monterrey llegó a Tijuana y la Historia desapareció.

 

Monterrey • En la segunda parte del año, el sector cultural de México entró al debate y a la polémica; en particular, cuando la Feria Internacional del Libro de Guadalajara destinó su premio Lenguas Romances al peruano Alfredo Bryce Echenique.

Opiniones en contra hubo muchas, a favor, sólo unas pocas; lo cierto es que las voces de la literatura mexicana, quienes criticaron que se diera un premio tan importante a un autor acusado de plagio editorial, se escucharon en todo el mundo.

La polémica se acrecentó cuando el comité organizador de la FIL decidió ir hasta la casa de Echenique para entregar el galardón de 150 mil dólares. Total, el daño ya estaba hecho.

A nivel local otra polémica se despertó cuando MILENIO Monterrey descubrió que el Plan de Estudios del ciclo 2012 – 2013 de la Secretaría de Educación estatal no incluía la materia Historia y Geografía de Nuevo León para secundaria.

La información despertó críticas de historiadores y profesores. Al final, la SE decidió incluir la materia, pero sólo se imparte en muy pocos planteles educativos.

FESTEJOS Y FESTIVALES

La librería del Fondo de Cultura Económica “Fray Servando Teresa de Mier” conmemoró 15 años de estadía en Monterrey en julio, con diversas actividades y descuentos para el público lector.

Como cada año, agosto fue el mes del Festival Internacional de Cine, que en este año celebró a la actriz española Marisa Paredes. También homenajeó a los directores Gerardo Herrero y a Luis Estrada.

También hubo una buena oportunidad de difundir el arte hecho en NL. El estado aceptó la invitación del festival cultural Entijuanarte, que se realizó en octubre. Ahí participaron creadores como Hester Martínez, Armando Alanís o el Gran Silencio, siendo ovacionados en Tijuana.

Por primera vez una editorial neoleonesa participó en la prestigiosa Feria del Libro de Frankfurt, a donde acudió con 250 títulos de autores locales.

La FIL Monterrey inició el homenaje a Carlos Fuentes con la participación de la periodista y viuda del autor, Silvia Lemus, y el ensayista Julio Ortega.

Como una sorpresa fue definida la entrega del Premio Nobel de Literatura al chino Mo Yan.

San Pedro festejó la inauguración de su Emblema y Calzada de las Banderas, así como un renovado Centro Cultural Fátima. Semanas después iniciaría un fuerte debate, pues el proyecto contemplaba levantar muros de hasta cinco metros en Calzada San Pedro.

Al final, los muros fueron demolidos por presión de los vecinos y reconocidos arquitectos.

CRÍTICAS NO FALTAN

La segunda mitad del año no estuvo exenta de críticas y polémica debido a malas decisiones en las políticas culturales.

Inusitadas fueron las protestas de alumnos y maestros del Centro de Educación Artística (Cedart) “Alfonso Reyes”, quienes impugnaron la decisión de nombrar a la maestra Hester Martínez como nueva directora del espacio.

A quien tampoco le fue nada bien es al Teatro Calderón, pues a meses de ser restaurado en su totalidad, presentó fallas en su sistema de climatización así como en el drenaje de los sanitarios.

San Pedro volvió a ser nota cuando derrumbó –sin previo aviso- la escultura Surgimiento, de Rafael Calzada, para dar paso a un puente en avenida Díaz Ordaz.

El Salón de la Fotografía de Nuevo León volvió a dar la nota, pues su jurado decidió aceptar sólo cuatro de 111 propuestas recibidas. Conarte rechazó apelar el fallo del jurado.

REGRESOS FELICES

El área paleontológica de Nuevo León festejó el regresó de los fósiles del pliosaurio más famoso, hablamos del Monstruo de Aramberri.

Después de casi 27 años de estudios en Alemania y en el Museo del Desierto, los fósiles del reptil marino regresaron a la Facultad de Ciencias de la Tierra.

La buena nota fue la inauguración de la Plaza Histórica Batalla de Monterrey, después de años de presión de historiadores y ciudadanos.

Para finalizar el año, México inauguró un nuevo museo en Cancún. Pese a la supuesta advertencia de Fin de Mundo interpretada en una estela maya, el Gran Museo de esta cultura abrió sus puertas en Mérida.

Gustavo Mendoza