17 de septiembre de 2014 / 11:36 p.m.

 

El tema de los jugadores naturalizados ha sido uno de los tópicos más polémicos en el fútbol mexicano en los últimos años, aunque aceptado por otras selecciones.

Ante los malos momentos que a traviesa su liga, la selección de Bolivia se ha visto en la necesidad de naturalizar a varios jugadores para afrontar su crisis interna.

La escuadra boliviana, la cual tiene como logros más recientes el clasificar al Mundial de 1994 y el subcampeonato de la Copa América de 1997, ha tenido que recurrir al talento del exterior.

El delantero Marcelo Martins, nacido en Brasil, Edivaldo Rojar, también de origen brasileño, Alex Pontons, formado en el Milan y el mediocampista Sebastian Gamarra, conocido como el “Pirlo Boliviano”, surgido también de las básicas del "Diavolo".

Estos jugadores son la esperanza del conjunto sudamericano, cuya última participación en un torneo ajeno a la Conmebol fue la Copa Confederaciones de 1999.

 RAFAEL RIVERA