1 de agosto de 2013 / 02:35 a.m.

México • La esclavitud infantil durante la colonia será el hilo conductor del seminario "Niños esclavos de la Nueva España", que impartirá la etnohistoriadora Cristina Masferrer León, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), en el Museo Nacional del Virreinato.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el curso se centrará en la vida de los niños en la Ciudad de México, quienes comúnmente eran separados de sus madres a los siete años, edad que podía calcularse porque cambiaban de dentición.

Masferrer León explicó que las labores que desempeñaban los niños dependían de sus amos y que podían ser heredados, donados o entregados como parte de la dote de una doncella.

"Si se trataba de una viuda, se desempeñaban como pajes, acompañantes o hacían labores domésticas; si el patrón era maestro de un taller, entraban como aprendices y una vez que dominaban el oficio, los dueños podían vivir a costa de su trabajo, recuperando el dinero gastado en su compra y manutención", refirió.

Detalló, además, que "el precio de un niño de tres años podía ser de 100 pesos, mientras que los mayores de ocho años llegaban a valer hasta 250 pesos de la época".

En relación a los bautizos de los niños esclavos, la especialista indicó que eran registrados dependiendo su origen, por ejemplo, "si no era español era consignado en el Libro de Bautismo de Negros, en el que también se incluían morenos, mulatos, moriscos, mestizos, chinos e indios".

"La presencia de padrinos y madrinas africanos o afrodescendientes demuestra que los niños esclavos mantenían relaciones sociales con personas de su mismo grupo. En ocasiones compartían también un ámbito laboral marcado por la esclavitud", dijo Masferrer León.

"Es probable que estos nexos hayan sido fomentados por los propios amos, quienes preferían que uno de sus siervos adultos fuera padrino o madrina de su niño esclavo, aunque también es probable que los mismos africanos o afrodescendientes hayan tenido la voluntad de serlo", agregó.

La experta de la ENAH dijo que un niño de corta edad dejaba de ser esclavo siempre y cuando un familiar pagara su valor o al morir sus amos.

Un niño libre podía incorporarse a los gremios para desarrollarse laboralmente con la posibilidad de tener un sueldo propio. Y una niña que alcanzaba la libertad podía conseguir un trabajo y no se veía obligada a entregar sus ganancias a los amos, expuso.

Organizado por el INAH, el curso "Niños esclavos en la Nueva España", que se llevará a cabo los cinco jueves de agosto, iniciará mañana en el Museo Nacional del Virreinato, en Tepotzotlán, Estado de México.

Entre los temas que se abordarán durante el mismo, destacan: "La infancia y la niñez en el México Virreinal", "El caso de los niños de origen africano en América: Las relaciones familiares y el parentesco espiritual de los niños esclavos de la Ciudad de México (s. XVII)" y "Las formas de liberación de los niños esclavos", entre otros.

NOTIMEX