20 de noviembre de 2014 / 02:26 a.m.

A la taekwondoín cubana, Glenhis Hernández, le costó caro su forma de expresarse en la premiación donde mostró una seña obscena, producto de la inconformidad que tenía la isleña al haber perdido con la mexicana María Espinoza en la final de menos de 73 kilos.

"Ya se ha determinado un año de suspensión a la cubana, la cual la deja fuera de los Juegos Panamericanos, del Mundial y muy posiblemente del ciclo olímpico ya que tuvo toda la intención porque estaba bastante molesta e hizo una señal bastante obscena que no podemos permitir como Unión Panamericana ni como Federación Mundial, en el cual formó parte del Comité

Directivo de las dos, y este tipo de acontecimientos manchan lo que es el deporte de taekwondo", declaró Juan Manuel López, presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo.

Incluso, la delegación cubana en su defensa argumentaba que la campeona mundial estaba lesionada en la premiación y que por ello tenía que levantar el dedo en ese momento.

"Sabemos que hay un protocolo que se tiene que seguir durante las premiaciones y que sea respetado y si dejamos que pase una situaciones de esas, definitivamente no sería bueno para nadie. Finalmente, aceptaron que María fue superior y no entendían el comportamiento del atleta, argumentaron algunas situaciones que definitivamente desechamos y su derecho de audiencia y defensa definitivamente no nos convenció y se pasó a la sanción", dijo el federativo.

Hernández perdió ante María Espinoza por parciales de 3-1 y la cubana se quedó inconforme con el marcador ya que a la mexicana le marcaron dos puntos por medio del puño.

"Las autoridades de Odecabe y del taekwondo definitivamente decidieron que la señal existió y nos dieron el indicativo que hubo toda la intención", dijo López.

CARLOS CRUZ