2 de abril de 2014 / 02:02 a.m.

El Senado de México aprobó hoy un proyecto de reforma a la Ley de Cultura Física y Deportes para castigar hasta con cuatro años de prisión a quienes provoquen violencia en los estadios de fútbol.

Hace diez días el estadio Jalisco, de Guadalajara, occidente del país, fue escenario de una trifulca en el partido Atlas-Guadalajara a partir del cual surgió la iniciativa de reforma, que poco después aprobó la Cámara de Diputados y ahora el Senado.

El proyecto, que se enviará al Ejecutivo federal para su promulgación, contempla castigar con penas desde año y medio hasta cuatro años de cárcel a los que provoquen violencia en los estadios, además de multas de 90 días o más de salario mínimo.

También serán castigados quienes entren a los estadios con armas de fuego, explosivos u otro tipo de arma.

Una vez que entre en vigor, se fichará a quienes hayan participado en hechos violentos y se les prohibirá entrar a los estadios hasta por cinco años.

La violencia en el fútbol mexicano no llega a los niveles de otros países en Europa y Suramérica, pero ya es un hecho preocupante porque miles de hinchas ya no asisten a los partidos por seguridad ante el peligro de agresiones de los integrantes de algunas barras.

AGENCIAS