14 de septiembre de 2013 / 06:24 p.m.

Ciudad de México • Cuando inicia septiembre la ciudad se vuelve un lienzo tricolor adonde se dirija la mirada. Cerca de 200 mil banderas son vendidas durante los festejos patrios, sin contar con los otros adornos como sombreros, cornetas, moños, corbatines, cenefas, manteles y papel picado que, en verde, blanco y rojo, colorean los hogares mexicanos.

La Bandera Nacional, tal y como la conocemos hoy, se usa desde el 16 de septiembre de 1968, cuando el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz ordenó un cambio en el Escudo Nacional. El pintor Francisco Eppens Helguera hizo que el águila luciera más agresiva y ese diseño es el que actualmente encontramos también en sellos, monedas y documentos oficiales.

Pero, ¿tú sabes de dónde proviene ese pedacito de tela que nos ensancha el corazón e invade todas las calles?

*Se levanta en el mástil mi bandera

Seguro has visto la bandera monumental que se encuentra en el Zócalo o las que se encuentran en las explanadas delegacionales. Pues bien, todas las banderas de las dependencias oficiales y de las fuerzas armadas las fabrica la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo.

Los talleres se encuentran en el Campo Militar de Iztapalapa, sobre Periférico Oriente, y cuentan con la certificación ISO 9001-2008. Su especialidad son las banderas monumentales, que miden 50 metros por 28.5 y llegan a costar hasta 250 mil pesos.Aunque también elaboran banderas más pequeñas, estandartes y banderines para las dependencias oficiales.

*México lindo y querido

Desde principios de febrero, los pobladores de San Pedro Totoltepec y Santa Ana Jilotzingo, en el Estado de México, comienzan a elaborar de manera artesanal banderas de diferentes tamaños y otros adornos ad hoc, como cenefas de plástico picado, figuras de fieltro, sombreros, bigotes, corbatas, pulseras, moños o aretes.

Eso sí, todos en colores patrios.

Algunas de estas familias llevan más de 50 años dedicándose a la hechura de adornos para vender cada 15 de septiembre, muchos de los comerciantes comienzan a aprender el oficio a los cinco o seis años, ayudando a sus papás.

Las partes del proceso de dividen, por ejemplo, en Santa Ana Jilotzingo –muy cerca de Toluca–, todo el pueblo juega una parte importante en el proceso. Algunos se dedican a elaborar los productos de plástico, otros tiñen, cortan e imprimen el escudo en las telas.

Lo más rápido es hacer una cenefa de plástico, pues toma una hora, y lo más tardado es elaborar una figura de fieltro, que, dependiendo de su complejidad, puede tomar hasta cuatro.

Existen también las empresas que se dedican a fabricar banderas. Las producen de manera industrial y sus métodos para presentar el escudo son la impresión digital o sublimación, pintura a mano y el bordado con hilos.

Las telas que pueden usarse varían de acuerdo a dónde se va a colocar el lábaro patrio –exterior o interior– y por ello van de las telas finas, como el satén o el raso, al lino, tergal, nylon, sarga americana y etamina.

Estas banderas son las que se pueden encontrar en el corredor de comercios que se ubica detrás de Palacio Nacional, donde también se comercializan uniformes y accesorios para escoltas escolares.

*Viva México… Made in China

A los chinos no les basta con hacer copias baratas de la virgen de Guadalupe, artesanías e, incluso, su versión de “tequila” hecho a base de arroz. Llevan al menos 10 años bombardeándonos con banderas “piratas”.

Sí, su precio puede estar hasta 50 por ciento por abajo del de el producto nacional y eso hace que sean muy populares, pero son de pésima calidad.

La tela es casi transparente, los colores son tan pálidos –el verde puede ser casi limón y el rojo más bien es naranja– que si no fuera por el escudo pensarías que estás comprando una bandera de Irlanda.

Para colmo los escudos están mal hechos, el águila y la serpiente se convierten en una masa amorfa sobre una tela mal cosida –o de plano sin coser– en las orillas. A veces ni siquiera se integra de tres piezas de tela, sino que es un solo lienzo teñido con los tres colores.

Las puedes encontrar en muchos puestos del corredor comercial Tepito-Centro Histórico. Hasta hace tres años, la mercancía china le ganaba terreno a los productos nacionales debido a su costo, pero actualmente la situación se ha revertido para beneficio de los productores nacionales.

De cada 10 banderas que se comercializan durante las fiestas patrias, siete son hechas en México.

CATALINA DÍAZ