19 de marzo de 2013 / 02:42 a.m.

El piloto alemán Sebastian Vettel no pudo ocultar su molestia por haber acabado tercero en la primera fecha del Campeonato Mundial de Fórmula Uno y este lunes avisó que en la próxima parada todo será diferente.

El tricampeón del mundo se adjudicó la "pole position" en el GP de Australia y todo indicaba que conseguiría el primer triunfo del año, sin embargo, se vio sorprendido por el finlandés Kimi Raikkonen (Lotus) y el español Fernando Alonso (Ferrari).

"Lo que hemos visto en Australia ha sido una primera toma de contacto, pero aún estamos lejos de saber qué equipo es el más fuerte", dijo al respecto el corredor de Red Bull, quien quiso quitarle importancia al circuito de Albert Park.

"Melbourne no suele ser tendencia para las siguientes carreras ni para el campeonato", señaló el campeón defensor de 25 años, quien ya piensa en la segunda carrera de la temporada, el Gran Premio de Malasia, a disputarse en el trazado de Sepang.

"Malasia es un circuito totalmente distinto y allí será otra cosa, todo será muy diferente. Además todo parece depender de la gestión de los neumáticos", lanzó Vettel. "Allí vamos a ver condiciones diferentes y otros neumáticos, veremos qué pasa", sentenció.

Notimex