22 de octubre de 2014 / 02:56 p.m.

Serena Williams cayó apaleada el miércoles 6-0, 6-2 ante Simona Halep en la Copa de la WTA, una de las peores derrotas en la carrera de la campeona de 18 torneos de Grand Slam.

La última vez que Williams ganó apenas dos games en un partido por la WTA fue en 1998, cuando tenía 16 años.

"Vergonzoso, así se puede describir cómo jugué hoy", dijo la estadounidense. "Muy vergonzoso".

La derrota en la etapa de round robin frenó su racha de 16 triunfos en el campeonato que cierra la temporada, donde conquistó la corona los dos últimos años.

"Mi derecha no funcionó hoy", agregó Williams. "Obviamente se fue de vacaciones antes de tiempo. Mi saque estuvo al nivel de la división de juniors menores de 10 años, si acaso".

Halep, la cuarta del ranking mundial, nunca había ganado a una jugadora del top-3. En sus dos partidos previos contra Williams, ambos el año pasado, la rumana ganó un total de siete games.

Para una tenista que hace dos años ocupaba el puesto 47 del escalafón, el triunfo contra la primera raqueta del mundo fue el mejor momento en su carrera.

"Fue el mejor partido de mi vida", comentó Halep. "Jugué algunos tiros increíbles. Este partido significa mucho. Jugué muy bien en un momento importante, y después de hoy mi confianza será todavía mayor".

Halep, subcampeona del Abierto de Francia este año, derrotó a Eugenie Bouchard en su primer partido, y tiene marca de 2-0 en el Grupo Rojo. Williams tiene 1-1 y enfrentará a Bouchard en su próximo partido.

Ana Ivanovic superó a Bouchard 6-3, 6-3 en el otro partido del miércoles. Ivanovic tiene un triunfo y una derrota, y la canadiense suma dos reveses.

La derrota de Williams puso en peligro su puesto en la cima del ranking mundial. De haber ganado el miércoles, la única manera de haber perdido el primer lugar era si Maria Sharapova ganaba el título.

Ahora, la rusa podría arrebatarle el puesto llegando a la final, dependiendo del resultado de Williams el jueves contra Bouchard.

Williams se sorprendió por el desempeño de Halep, y observó que "ella nunca había jugado así".

"Honestamente, estoy entusiasmada por nuestro próximo partido, porque me motivó a entrenarse duro y entrenarme específicamente para enfrentarla", comentó Williams.