8 de mayo de 2014 / 11:46 p.m.

La esposa separada del dueño de los Clippers de Los Ángeles peleará por retener su 50% correspondiente del equipo, informó el abogado de ella, dándole un nuevo giro a los intentos de la NBA por obligar a la venta de la franquicia.

El abogado de Shelly Sterling, Pierce O'Donnell, dijo que su cliente "no accederá a una incautación obligada o involuntaria de sus acciones".

"Como sus abogados, pelearemos vigorosamente por defender sus derechos como propietaria", agregó.

De igual forma informó que a la señora Sterling no le interesa manejar la franquicia y quiere a un nuevo grupo de inversionistas que lleguen con un equipo profesional de manejo.

O'Donnell también le dijo a The Associated Press que Shelly ha estado separada de su esposo Donald Sterling más de un año y está analizando la posibilidad de divorciarse. No hay registros de que se haya presentado algún documento legal de separación.

La semana pasada, el comisionado Adam Silver expulsó de por vida a Donald Sterling de la NBA y pidió a los dueños de los equipos que le obligaran a vender a los Clippers. La medida fue tomada luego de que surgiera una grabación en la que Sterling realizaba comentarios racistas, diciéndole a su amiga V. Stiviano que no quería que trajera gente negra a los partidos de los Clippers.

En una conferencia de prensa, Silver dijo que no se ha tomado una decisión con respecto a si se permitirá que la señora Sterling u otros miembros de su familia retengan sus puestos como propietarios.

O'Donnell dijo que habló el jueves con autoridades de la NBA pero no dio más explicaciones. Indicó que la señora Sterling ha trabajado de manera conjunta con Silver y su personal, y apoyó el anuncio en busca de un nuevo jefe de operaciones del equipo.

O'Donnell informó que la señora Sterling "aborrece" los comentarios de su marido y que Silver la había "exonerado" en su comunicado de la semana pasada. El comisionado dijo que la decisión únicamente involucraba a Donald Sterling y sus actos.

AP