23 de febrero de 2015 / 06:00 p.m.

"Siempre tuve la necesidad de quererme quitar algo, mis cachetes porque al momento de sonreír no me sentía a gusto porque los cachetes se me veían a más no poder", narró Nohemí Marcela Patena, de 28 años, quien hace poco cumplió su objetivo.

Nohemí se sometió a una cirugía estética para lograr rasgos más afilados. No era necesario, pero levantaría su autoestima.

"Mi grado de inseguridad era al momento de no gustarle a alguien pues sentía que nadie me 'pelaba' y quería la manera de verme diferente", compartió.

Especialistas señalan que aunque son válidas, estas operaciones son por gusto y la única ventaja que tienen es la de mejorar el aspecto físico.

"La región facial, el cuerpo, mejoran las estigmas de la edad, así como aumentar el busto, la a liposucción", mencionó Pablo Verdín Delgado, cirujano plástico.

El riesgo es latente en cualquier operación, y las complicaciones varían depende el organismo, algunas de ellas resultan fatales.

"Una de las más temibles es una trombolia, que es la grasa en el torrente sanguíneo, una embolia y el paciente le puede dar un paro respiratorio", aseguró.

Además de la responsabilidad del médico, la limpieza del quirófano es fundamental para una cirugía exitosa, debe estar 100 por ciento estelarizada para evitar la entrada de bacterias.

Datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) indican que en México existen nueve mil 874 clínicas reguladas y cerca de nueve mil ilegales que no cuentan con médicos certificados.

Se tienen documentados cinco casos de pacientes que mueren en la intervención, ante ello, las autoridades sanitarias han implementado la "tolerancia cero".

"Por cada médico regular que existe hay un aproximado de 15 médicos o personas que se ostentan como cirujanos plásticos.

"En el caso de irregularidad, estamos imponiendo multas por un millón de pesos en situaciones críticas", mencionó Álvaro Pérez Vega, comisionado de la Cofepris.

En el último año, la dependencia federal incrementó las visitas de verificación en un 300 por ciento, llegando a un total de mil 200 visitas. Las medidas de clausura aumentaron en un tres mil por ciento, suspendiendo un total de 60 clínicas en México.

FOTO: Para ilustrar

MARCELA PERALES