9 de julio de 2013 / 11:47 p.m.

Echa unas cuantas gotas de tu perfume preferido o una colonia tipo lavanda en el recipiente del agua de tu plancha. No hace falta echar demasiadas, con cinco o seis gotas es suficiente.

Mientras vas planchando la prenda ves dándole al botón de expulsar vapor (a cierta distancia, claro) y ya verás como tu ropa adquiere un toque de lo más agradable.

Recuerda vaciar el agua y cambiarla si posteriormente se han de planchar otras prendas que no requieran de perfume (por ejemplo ropa de caballero).