MARTHA CEDILLO
4 de abril de 2014 / 12:39 a.m.

Además de la presión de buscar avanzar y llegar a la final, en el Abierto de Tenis Monterrey 2014, las jugadoras tienen un rival a vencer: el calor.

En el primer encuentro de la jornada, las estadounidenses Julia Boserup y Allie Kiick tuvieron una temperatura en la cancha de 37 grados Centígrados, pero con una sensación térmica por los 40.

El intenso sol, no fue impedimento para que las jugadoras hicieran su mejor tenis y deleitaran a los pocos y valientes espectadores que se dieron cita en la cancha estadio del club Sonoma a eso de las 17:00 horas, horario en el que inició la jornada del cuarto día del torneo.

Conforme avanzaron los partidos, el Astro Rey guardó su temperatura para otro día, no sin antes dejar estragos en las jugadoras de los primeros encuentros.