9 de septiembre de 2013 / 02:36 p.m.

 México • Armonizar los movimientos de una sinfonía con la intensidad de las imágenes y elementos de un videojuego no es una tarea fácil. Reunir, en un mismo espacio, a los integrantes de una orquesta y a miles de gamers tampoco es, lo que se llamaría, una ecuación ordinaria. Sin embargo, contra todo presagio, tal sinergia ha resultado exitosa en el espectáculo multimedia La leyenda de Zelda. Sinfonía de las diosas (Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses), el cual consiste en la ejecución, con una orquesta en vivo, de la banda sonora de uno de los videojuegos más populares de la empresa Nintendo: The Legend of Zelda, al mismo tiempo que se proyectan historias de la saga.

La música creada para Zelda  ha sido interpretada en Estados Unidos, Europa y Asia por algunas de las orquestas más famosas del mundo, como la Sinfónica de Londres o la Filarmónica de Tokio. En Latinoamérica Sinfonía de las diosas se tocó por primera vez el pasado miércoles 3 deseptiembre. Bajo la batuta de la directora huésped Susie Seiter, la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) cautivó a un público que no precisamente se considera amante de la música clásica: más de 10 mil videojugadores acudieron al Auditorio Nacional a escuchar los temas de su saga favorita.

La saga

Sinfonía de las diosas, pieza creada por el músico japonés Koji Kondo, se compone de cuatro movimientos que hacen referencia a las historias clásicas del videojuego: Ocarina of Time, The Wind Waker, Twilight Princess y A Link to the Past.

El concierto que ofreció la OSN se dividió en dos actos acompañados por la proyección, en tres pantallas, de imágenes de cada uno de los juegos de la saga.

A través de las piezas sinfónicas los asistentes fueron trasladados a Hyrule, tierra bendecida por tres diosas que dotaron al mundo de fuerza, coraje y sabiduría.

La sección de maderas de la orquesta tuvo a su cargo la narración de las aventuras de Link, el valiente protagonista que intenta vencer al mal; mientras que metales y cuerdas transportaron a los escuchas a los lugares más tenebrosos de ese legendario sitio. La música de arpas resaltó el misterio que caracteriza a este juego de aventuras.

El espectáculo multimedia fue anticipo de una próxima gira por México en diciembre, con fechas confirmadas en Monterrey y DF. Jason Michael Paul, productor del espectáculo creado en 2004, revela que se trató de la presentación con mayor público durante la gira mundial. Los boletos se agotaron en solo tres días.

Para el realizador estadunidense fue un honor contar en México con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional. Este tipo de producciones, asegura, acerca la música clásica a públicos diferentes: niños que han crecido con videojuegos, cuya banda sonora llega a formar parte de su vida.

De la inspiración de Koji Kondo

Legend of Zelda. Symphony of the Goddesses es, tal vez, el proyecto más ambicioso de uno de los genios en la composición musical para videojuegos: el japonés Koji Kondo (1960), quien también es autor de la banda sonora de Super Mario Bros, de Nintendo.

Kondo creó la música de Zelda cuando tenía 26 años y sobre esta obra ha dicho: “Compuse las piezas teniendo cuidado de mantener el sentimiento de aquel mundo en mi mente. Link (el protagonista) no brinca y vuela como Mario Bros, así que era un problema expresar la valentía o el hecho de que corriera por el campo blandiendo una espada sin que la música resultara molesta”.

Su formación fue en la música clásica y es, precisamente, en Zelda donde mayor se advierte esa educación. Aunque también ha reconocido influencias del jazz, los ritmos latinos y por supuesto la música oriental.

Sin embargo, la banda sonora más memorable de Kondo es, sin duda, la de Super Mario Bros.Según un estudio, dos tercios de la población mundial reconocen el tema principal de ese videojuego a pesar de haber sido creado hace más de dos décadas.

— LAURA CORTÉS