26 de abril de 2013 / 01:14 p.m.

Bill Gates admitió que “no es demasiado habitual” recibir una carta para acabar para siempre con una de las enfermedades más perniciosas del siglo XX, menos aún cuando el remitente es Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según Forbes.

En entrevista, los dos empresarios revelaron que el mexicano le escribió a Gates para realizar una aportación económica a una de las iniciativas filantrópicas del fundador de Microsoft.

Slim contribuirá con 100 millones de dólares a un plan que pretende borrar la polio en seis años de la faz de la Tierra.

¿Por qué tanto dinero y energía en combatir un mal que el año pasado solo afectó a 223 niños y es endémica únicamente en tres países?.

""Con la polio hay dos posibilidades: o redoblamos el trabajo para de verdad acabar con ella, y en ese caso nos ahorramos todos los costos de la vacunación, o detenemos este gran esfuerzo y la polio puede extenderse de nuevo y volver a infectar a cientos de miles de niños"", explicó Gates.

Los últimos 25 años han sido primordiales en la lucha contra la polio, gracias a las campañas de vacunación emprendidas a escala global, y la enfermedad, que antes paralizaba a 350 mil niños al año en 125 países, ahora es endémica y solo se registran casos en Nigeria, Pakistán y Afganistán.

EL RETO

Paradójicamente, llegar a los cero casos es la tarea más difícil. Como recordó Slim, el principal problema para su total eliminación no es tanto de recursos o dinero, sino de conseguir llegar a las poblaciones de mayor riesgo, ubicadas en lugares remotos y en una compleja situación de seguridad.

Desde diciembre, por ejemplo, casi una veintena de personas han muerto en una oleada de asesinatos contra trabajadores humanitarios que participaban en la campaña de inmunización contra la polio en Pakistán.

Slim y Gates son hombres de negocios, y ninguno tiene interés en ocultarlo. Mantienen una aproximación casi empresarial a la filantropía y en su discurso dejan escapar a menudo términos como “eficiencia” o “ahorro”, alusiones a las ventajas de aplicar la mentalidad financiera al altruismo, y cifras sobre la conveniencia económica de apoyar diversas causas.

Por ello, conscientes de que mucha gente se pregónta qué podría suceder si las mayores fortunas se pusieran de acuerdo para resolver los problemas que afligen al mundo, han convertido la eliminación de la polio en algo casi personal, un reto que dará la medida del potencial de este tipo de asociaciones.

Gates comentó: ""Si no tenemos éxito con la polio, sería un tremendo revés no solo para la salud global, sino también para el optimismo sobre lo que los hombres pueden hacer cuando se unen. Si tenemos éxito, eso nos fortalecerá y nos recordará que juntos podemos hacer cosas asombrosas"".

La “credibilidad” que esperan obtener en el combate contra la polio les permitiría prolongar esta asociación frente a otras enfermedades, pero aún es pronto para abrir nuevos frentes de batalla.

Para Slim, lo fundamental es compartir la visión del problema y la decisión de resolverlo, más allá de la sintonía personal que pueda tener con el magnate estadunidense.

EFE