REDACCIÓN
26 de septiembre de 2014 / 01:42 p.m.

Derek Jeter dijo adiós anoche al Yankee Stadium y sus aficionados. Lo hizo como siguiendo un guión de película al conectar el hit del triunfo de su equipo en la última entrada del partido ante Baltimore…pero fue su pequeño sobrino quien se robó corazón de muchos.

El pequeño Jalen, de dos años de edad, esperó el momento preciso en que su famoso tío regresaba al dogout de los Yanquis, para tomar su gorra y levantarla en señal de respeto a la trayectoria de uno de los más grandes beisbolistas de todos los tiempos. Curiosamente la gorra tenía la palabra “RESPECT” al frente.

Nueva York venció 6-6 a los Orioles, miles de aficionados estuvieron presentes en este juego histórico para despedir como se merecía a uno de los más grandes, pero al final, fue un pequeñín Jeter quien se llevó los reflectores.