8 de mayo de 2013 / 11:48 p.m.

Eugenia Jiménez • La Conferencia del Episcopado Mexicano expresó su consternación y solidaridad al pueblo San Pedro Xalostoc, Estado de México, por los lamentables hechos ocurridos en la madrugada del día de ayer en donde estalló una pipa de gas, lo cual ha provocado la muerte de 23 personas, en su mayoría menores de edad, y que otras 32 resultaran lesionadas.

Los obispos de México, destacan en un comunicado, "elevamos súplicas al creador por nuestros hermanos mexicanos quienes perdieron la vida, para que les conceda el eterno descanso”.

Los clérigos piden también “por aquellos que resultaron heridos, para que les conceda una pronta recuperación; y por sus familiares y amigos, para que les de fortaleza y esperanza en estos momentos de dolor. Así mismo pedimos que Santa María de Guadalupe nos cubra con su manto maternal".

 — EUGENIA JIMÉNEZ