10 de julio de 2014 / 04:52 p.m.

Antes del Mundial, el llamado de Sergio Romero como portero de la Selección de Argentina fue muy criticado en aquel país, ayer, tras su actuación en los penales contra Holanda, el famoso "Chiquito" se volvió un "Gigante".

Y es que Romero no sólo atajo los envío de Vlaar y Sneijder, además la presión de un país donde todos son entrenadores y creen tener la verdad sobre las cosas.

Ayer, "Chiquito" emuló las glorias de Sergio Goicoechea en Italia 90, por eso al momento en que le preguntaron a su esposa, Eliana Guercio, sobre lo que significaba esto, lo resumió muy fácil: "soñamos con esto".

La ex vedette argentina, emocionada con el rol decisivo de su marido, habló con la prensa minutos después del partido.

"Es una felicidad enorme... estaba tranquila, pero muy emocionada. Lo veía y sabía que él estaba seguro, cuando se golpea el pecho se da fuerza", contó a las cámaras con una de sus niñas en brazos.

"Lo puedo creer porque soñábamos con esto cada cena, cada cena hablábamos del próximo partido. Pero, bueno... Dios nos va a acompañar y el próximo partido va a ser igual que hoy", dijo la mujer de Romero.

Obviamente el portero de la Albiceleste le dedicó su espectacular actuación a la compañera de su vida y a todos sus familiares, algo que no ocultó apenas alguien le puso un micrófono.

"Siento una alegría inmensa. Déjame saludar a mi papá y mi mamá que están en el sur y no pudieron estar acá, pero me están bancando allá.

"Y a mi señora que está allá arriba en la platea con mis hermanos. La verdad es que estoy muy contento por todo", expresó emocionado el nuevo héroe del futbol argentino.

REDACCIÓN