22 de febrero de 2014 / 06:56 p.m.

 

El Hamburgo, con su nuevo entrenador Mirko Slomka en el banquillo, se sacudió la crisis en la que se encuentra y protagonizó la sorpresa de la jornada en la Bundesliga al golear al Borussia Dortmund por 3-0.

La jornada ha estado marcada por la lucha por la permanencia y la victoria del Hamburgo, que empezó la jornada en el penúltimo lugar, estuvo enmarcada en esa batalla contra el descenso.

El Hamburgo empezó con reservas en la parte ofensiva y concentrándose en un buen trabajo defensivo, estrangulando la salida del Dortmund con una buena marca a presión.

A medida que el planteamiento defensivo mostraba frutos, el Hamburgo fue tomando confianza y, en su primera llegada clara, en el minuto 42, Petr Jiracek abrió el marcador con un remate de cabeza, aprovechando un centro desde la derecha de Pierre-Michel Lassoga.

Con el gol en contra, el Dortmund trato de ponerle más velocidad al partido. En la segunda parte, el entrenador Jürgen Klopp mandó al campo a Marco Reus, a quien había dejado en el banquillo pensando en el duelo de la Liga de Campeones contra el Zenit San Petesburgo la próxima semana.

Sin embargo, lo que vino, en el minuto 58, fue el segundo gol del Hamburgo, marcado por Lassoga en un contragolpe que se inició con una recuperación de balón en el centro del campo.

Después, el Dortmund tuvo ocasión para descontar y el meta del Hamburgo, René Adler, se lució en dos paradas ante disparos de Marvin Ducksh.

En el último minuto, el Hamburgo aumentó el marcador con un gol increíble de Calhanouglo que sorprendió a Roman Weidenfeller al lanzar a puerta una falta desde más de cuarenta metros de distancia.

AGENCIAS