16 de julio de 2013 / 01:10 p.m.

México• Mercedes Juan, secretaria de Salud, adelantó que la dependencia a su cargo impulsa modificaciones a la Ley General de Salud y el reglamento en materia de publicidad para eliminar de los horarios infantiles todos los anuncios relativos a alimentos con alto contenido calórico, mejor conocidos como comida chatarra.

La funcionaria explicó que se lanzará una estrategia nacional contra la obesidad y la diabetes, la cual incluye que se realice un etiquetado más completo en productos como frituras, pastelillos, refrescos y bebidas azucaradas.

Mensajes

Para lograr esos objetivos, Mercedes Juan recalcó que se debe privilegiar la aplicación de la ley por encima de acuerdos como el Programa de Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas dirigida al Público Infantil (Pabi), firmado por las empresas en enero de 2009.

“El Pabi es de autorregulación, no es de la Secretaría de Salud, la cual tiene su reglamento de control sanitario de la publicidad, que es obligatorio y deben cumplirlo todas las agencias de publicidad y todos los medios”, detalló Mercedes Juan en la Academia Mexicana de Medicina, que celebró su 150 aniversario.

Aunque con el Pabi se mejoró en algunas cuestiones, precisó la funcionaria, “lo que estamos proponiendo es evitar y quitar toda la publicidad de los alimentos que pueden causar obesidad, no es que sean dañinos, pero afectan cuando se consumen en proporciones desmedidas, sobre todo en los niños”.

Para regular los spots, detalló, “estamos trabajando con las diferentes empresas, con las televisoras, con los anunciantes. Lo que vamos hacer obligatorio es que los niños no tengan a la vista este tipo de publicidad”.

La Ssa detalló que un niño ve alrededor de 14 horas de comerciales engañosos con supuestos nutrientes que tiene la comida chatarra. Los menores ven al año hasta 40 mil spots de alimentos procesados y no pueden distinguir lo que es realidad de lo falso.

Del total de anuncios, alrededor de 42 por ciento corresponde a alimentos, de los que 39% hace referencia a golosinas, 12% a frituras, 9% a bebidas calóricas, 8% a galletas y 7% a pastelillos.

Etiquetado

Mercedes Juan también informó que la Ssa se encarga además de diseñar políticas sanitarias a partir de perfiles demográficos, considerando las enfermedades crónicas y degenerativas, es decir, obesidad, diabetes e hipertensión arterial.

“Estamos formulando incluso proyectos de cambio de etiquetado para que sea mucho más accesible y más amigable su lectura, para que los padres de niños y adolescentes estén informados de lo que están ingiriendo (sus hijos) desde el punto de vista de lo que puede ser dañino a la salud, como azúcares, grasas trans o sodio”, comentó.

“Ha habido gran interés de todos los sectores, estamos trabajando con las diferentes Cámaras, con diputados y senadores, con la Secretaría de Economía, con las organizaciones de la sociedad civil que se han acercado y nosotros mismos estamos buscando para que todos juntos trabajemos en un mismo fin”, destacó la funcionaria.

“No es un proceso que se vaya a revertir de un día para otro, la lucha contra el tabaquismo ya lleva más de 20 años, parecía algo a lo que no se iba a llegar, pero ahora hay mayor conciencia del daño que ocasiona el tabaco. Luchar contra la obesidad es iniciar. Es un problema que tenemos como país”, aseveró Mercedes Juan, tras acotar que la estrategia integral se dará a conocer en breve.

Incumplen código

El Pabi fue incumplido conforme al diagnóstico elaborado por la Academia Nacional de Medicina, presidida ahora por Enrique Ruelas, y que fue avalado por la UNAM, el Instituto Nacional de Salud Pública y el Instituto Nacional de Nutrición.

Ruelas entregó a la Ssa el diagnóstico donde confirmó lo ya expresado por la Alianza por la Salud Alimentaria. Se trata de un acuerdo en el que 13 de las 14 empresas firmantes jamás sacaron del aire la publicidad engañosa dirigida a niños relativa a la calidad nutricional de sus productos.

Solo Bimbo cumplió. El resto, según el diagnóstico, hizo una mayor inversión en destacar poderes nutricionales en productos chatarra, además de usar personajes o superhéroes para posicionar sus productos.

Reordenar sistema para cobertura universal

La secretaria de Salud, Mercedes Juan, informó que en esta administración se iniciará un proceso de “reordenamiento” y “homologación” del complejo sistema nacional de salud que opera en México.

La funcionaria reconoció que “todavía falta mucho para lograr una cobertura universal de salud con gestión de calidad”, y comentó que ya se está trabajando en una reforma para evitar el doble gasto administrativo y la duplicidad de funciones en todo el sistema de salud, que actualmente se encuentra fragmentado.

Este año, dijo, “el presupuesto ya estaba asignado por la pasada administración, por ello, la labor de la Ssa como cabeza de sector es detectar e impulsar las reformas necesarias. Estamos tratando de reorientar los recursos con los que se cuenta para la atención efectiva de problemas prioritarios”.

Enrique Ruelas, presidente de la Academia Mexicana de Medicina, dijo que aunque se requieren mayores recursos, la calidad está ligada a la falta de eficacia del uso de los recursos.

“Hay enormes desperdicios en los sistemas de salud y eso sucede en diversos sistemas, no solo en México, y eso se refleja en la cantidad de antibióticos que se prescriben innecesariamente y aunque se requiere receta, se trata de un gasto social importante”, dijo Ruelas.

BLANCA VALADEZ