18 de septiembre de 2013 / 03:56 p.m.

 Starbucks dijo que las armas no fuego no son bienvenidas en sus establecimientos, pero se abstuvo de prohibirlas.

La delgada línea sobre la que camina la compañía de Seattle para atender las inquietudes tanto de defensores del derecho a portar armas como de promotores del control de armas refleja lo acalorado que se ha vuelto el tema, en particular a la luz de recientes matanzas a tiros.

El director general de la cadena de cafeterías, Howard Schultz, dijo que la decisión de pedir a sus clientes que dejen de llevar armas a sus establecimientos se dio como resultado de la creciente frecuencia de los llamados "Días de Apreciación de Starbucks", en los que defensores del derecho a portar armas de fuego acudían armados a los locales Starbucks.

Schultz dijo que tales eventos daban una falsa impresión sobre la postura de la compañía sobre el tema, y que "incomodan a nuestros clientes".

Schultz espera que las personas acaten la petición de no llevar sus armas, pero dijo que la compañía seguirá atendiendo a quienes lo hagan.

AP