3 de septiembre de 2014 / 11:56 p.m.

 

Mientras cumple su suspensión de 4 meses impuesta por la FIFA, el delantero uruguayo del Barcelona, Luis Suárez, decidió aprovechar su tiempo y darle una gran sorpresa a un grupo de niños con cáncer.

Como embajador de la fundación  Pérez Scremini, la cual lucha contra el cáncer infantil, el “Pistolero” realizó una visita sorpresa a varios pacientes de un hospital catalán.

Durante su visita, el artillero charrúa habló sobre la situación actual del conjunto blaugrana, “Se ganaron los dos partidos y es lo bueno, dado que en el Barça siempre hay que ganar. Han estado muy bien en los dos partidos de Liga que ha jugado”

También destacó a los canteranos Sandro y Munir, “los veo muy bien. Ya lo dije en mi presentación, son jugadores con muchísima calidad y que darán mucho que hablar en el Barça. Estoy muy contento por los goles que han marcado porque seguro que a ellos les ha hecho mucha ilusión”.

Igualmente aseguró que quiere volver a las canchas.

RAFAEL RIVERA