16 de enero de 2014 / 04:28 p.m.

 José Antonio Rodríguez fue claro y señaló que él espera hacer época bajo los postes del Rebaño y que su máximo referente hasta hace unos años es Oswaldo Javier Sánchez.

 

La carrera de José Antonio Rodríguez estaba planeada para que tarde o temprano asumiera la titularidad en el arco de Chivas.

Ha sido seleccionado nacional desde los 17 años. Antes del debut en Primera había jugado casi un centenar de encuentros fuera de México, y dentro del organigrama de las fuerzas básicas su nombre era respetado y era una apuesta a futuro.

Toño es el arquero titular de Chivas y le tocó asumir en medio de la polémica. Cuando al Güero Real le avisaron que no comprarían a Corona, él sabía que Toño sería el titular indiscutible. Lo respalda un Mundial Sub 17 en Nigería, un Sub 20 en Colombia y una medalla de oro en Londres, aunque no jugó ni un minuto.

En un mano a mano con La Afición y Multimedios Deportes, José Antonio Rodríguez fue claro y señaló que él espera hacer época bajo los postes del Rebaño y que su máximo referente hasta hace unos años siempre Oswaldo Javier Sánchez, a quien se refiere como San Oswaldo.

¿Qué se siente ser el 1 de Chivas?

"Es una ilusión muy grande, ni en mis mejores sueños lo podía imaginar de chico, que en este momento y a esta edad me pudiera llegar, peor lo tomo con mucha responsabilidad y mucho entusiasmo y mucha decisión, convencido de lo que quiero, de a dónde quiero llegar, a dónde quiero ir y la verdad es lo que deseaba, era lo que quería esta portería y sé que me falta mucho por recorrer y acá estamos".

Chivas siempre ha tenido grandes porteros. Uno por década, como Tubo Gómez, el Cuate Calderón, Zully Ledezma, Oswaldo Sánchez. ¿e gustaría ser el referente del arco tapatío?

"De ellos la gente se acuerda y se seguirán acordando porque son parte de la historia. Claro que me gustaría ser comparado con ellos, sería motivo de un orgullo enorme, pero quiero hacer mi propia historia. Marcar mi propia época, ser un portero que se identifique con la gente y que la afición sepa que hay un buen portero, es lo que anhelo. Estoy totalmente agradecido con poder formar una época, pero tengo que trabajar mucho, pues es apenas el inicio. Ellos se ganaron su nombre con base en el trabajo, esfuerzo, dedicación y muchos partidos".

¿Cuál es tu estilo de juego como portero?

"Soy un portero de trabajo. Me gusta mejorar día con día, pulir cosas, soy alguien que vive mucho el juego. Soy muy pasional, lleno de fe. Vivo cada partido y se nota, me gusta gritar mucho. No soy un portero calladito o reservado, me gusta vivir el partido de esa manera, pocos tenemos la oportunidad de estar acá y lo disfruto".

¿Por tu estilo a quién crees que te pareces?

"Yo crecí en la época de San Oswaldo en Chivas. Cuando era chico yo lo veía y era un referente. Cuando me aventaba yo gritaba 'Oswaldo', es algo que me marcó en mi época de chico, porque siempre era fan. Los domingos ya estaba despierto a las 10:00 de la mañana para ir al estadio y el ir y ver a Oswaldo significó mucho y si tengo que tomar a alguien como referencia, sería él".

La Volpe sostiene que un portero se consolida conforme le hagan goles en contra. ¿Qué piensas?

"Lo veo muy cierto, pues a base de errores se aprende. Uno aprende más de las fallas y eso me ha quedado muy claro en mi carrera, así como he tenido buenas he tenido muy malas y le he sacado lo mejor. Tú sabes qué te hizo falta para evitar un gol, mejorar la posición, un grito a tu defensa a tiempo, ese tipo de detalles que son finos, que no se notan mucho, son los que marcan la diferencia".

¿Estudias a tus rivales cada fin de semana?

"Sí, desde luego yo no llego a un partido para ver qué es lo que pasa. Creo que si uno llega preparado para el día del juego, uno llega preparado con cierto colchón sobre el equipo rival. Para saber por dónde tener una salida clara, por ejemplo. Me encanta esto, me divierto mucho viendo futbol y más analizando rivales".

¿Desde niño quisiste ser portero?

"Yo inicié como todo niño, jugando donde pudiera. En ese tiempo había un gran delantero en ese tiempo y no podía ganarle y dije me le voy a poner enfrente a ver si le gano. Ahí empezó esto. Me gustó mucho la posición y ahí me la quedé, es una posición diferente, pero la verdad es que te enamoras. Para nosotros es un mundo totalmente diferente".

¿Por tratarse de esta institución, los títulos deben ir de la mano?

"Así tiene que ser. Siempre la gente se acuerda de los equipos campeones, tienes que tener un respaldo de un título y si no tienes eso, no tendrá un impacto en el futuro. La gente se acuerda del Campeonísimo por sus títulos. La gente se acuerda de los campeonatos, aún nos acordamos del título de 2006".

JESÚS HERNÁNDEZ