22 de noviembre de 2014 / 03:46 a.m.

Rompieron el maleficio y el Rebaño volvió a la victoria. El Club Deportivo Guadalajara cerró su peor año con un triunfo y respira el Chepo de la Torre, quien sacó su primera victoria hasta el sexto partido dirigido. Los tapatíos ganaron pidiendo la hora y sufriendo, pero no hay un buen guión sin dramatismo.

Monarcas 1, Chivas 2.

La mejor versión de Chivas llegó muy tarde. 

43 minutos de liderazgo, de contundencia, de llegadas y si Carlos Fierro hubiera tenido algo de puntería al minuto 30 lo hubieran ganado 0-5, pero el sinaloense falló una abajo del arco y no supo dar la asistencia cuando iban dos contra dos.

Bravo fue el de otros tiempos. Al minuto 5 puso un remate en el poste y el rebote le quedó a la zurda y así conectó para el primero. La fiesta seguía y al 13 centro medido de Arce y Bravo seco al segundo poste marcó el segundo de la noche.

Chivas tomaba una ventaja cómoda antes de los 15 minutos.

El Rebaño era más y asumía el riesgo. Iba al frente y con el afán de aumentar la ventaja, pero Carlos Fierro no salió en su noche y no logró dar un buen pase cuando estaba dentro del área.Monarcas mejoró con dos cambios, salió Zárate lesionado y Aldo Hernández fue víctima de los nervios. El gol de la Monarquía fue mediante un centro de Nacho González y un remate seco de Ángel Morales! ante la complicidad de Vidrio quien se agachó en lugar de pelear por el balón. 

La distancia se acortó pese a que Chivas fue dominante. Con la ventaja visitante culminó la primera mitad.

El segundo tiempo fue de pesadilla. Volvieron las Chivas de todo el 2014. El equipo se le fue a la borda y el Chepo estaba como león.

Víctor Guajardo desde fuera del área dejó temblando el larguero de Toño Rodríguez y Luis Ángel Morales le pintó la cara de menos cinco veces a Néstor Vidrio y si no llegaba el empate fue porque Depetris falló una clarísima y en otra jugada Toño Rodríguez se lanzó espectacularmente para evitar el gol de la igualdad. 

El Rebaño no llegó ninguna en todo el segundo tiempo, sólo centros sin sentido. 

Pero el agobio de los locales no terminaba y Depetris desperdició una muy clara al 85 dándole dramatismo al final del partido. 

El Rebaño se despide del torneo con la satisfacción de no acabar último en la tabla general, ni porcentual. Chivas tendrá un corto espacio vacacional y muchos de los catorce que hoy defendieron la rojiblanca, no se la volverán a poner en su vida.

Jesús Hernández Téllez