MARTHA CEDILLO | @MARTHACEDILLO
2 de abril de 2017 / 11:05 p.m.

La euforia de Sultanes ha llegado a tanto que al final los aficionados invaden el terreno de juego en busca de sus ídolos.

Ayer, más de 200 niños acompañados de sus papás y armados, en su mayoría, con teléfonos móviles para guardar la estampa de su ingreso al campo bajaron para no sólo tomarse la obligada fotografía, sino que además aprovecharon, con pelota y guante en manos, para realizar algunos lanzamientos soñando con lo que podría llegar: ser peloteros profesionales.

El domingo no fue usual para los aficionados. Se estrenaba nuevo horario y ni el intenso sol, ni lo apresurado de la llegada frenó el entusiasmo de los aficionados de Sultanes de Monterrey que ayer acompañaron a la novena sultán en el estadio Mobil Super.

Desde temprano, la afición se dio cita en la casa del beisbol regiomontano y es que tenían una cita con el equipo que dirige el dominicano Félix Fermín.

Y antes de que se diera el primer lanzamiento, los acordes del himno nacional mexicano había que hacer una parada en la tienda sultán, en donde los aficionados se surtían de las nuevas camisolas de Sultanes para lucir acorde a la ocasión.

Los jugadores y las acciones del beisbol en el terreno de juego y en las gradas, la gente disfrutaba del encuentro ya fuera protegiéndose de los 35 Grados Centígrados, del Sol ya fuera con gorras, lentes y hasta con sombrillas. No había excusa para perderse este primer juego dominical de la novena sultán. Este primer encuentro con nuevo horario, el de las 16:00 horas.

Al final llegó el triunfo para los Sultanes sobre los Saraperos de Saltillo por pizarra de nueve carreras a cinco y lo esperado por la afición: la oportunidad de bajar al terreno de juego y sentirse por un momento como pelotero, como profesional...¿ y por qué no? Soñar con la posibilidad de algún día ser jugador de Grandes Ligas.