MARTHA CEDILLO
2 de abril de 2014 / 01:27 a.m.

De personalidad competitiva, la mexicana Paola Longoria ha encontrado la fórmula del éxito que la tiene por las nubes no sólo del tour profesional de raquetbol femenil, sino de cuanta competencia internacional participa, al grado de aspirar al récord varonil de torneos ganados.

Con récord actual de 32 torneos y 129 partidos ganados de forma consecutiva, la originaria de San Luis Potosí, representante de Baja California en competencias nacionales e internacionales, tiene la mejor marca femenil y está decidida a ir por el récord de Kane Waselenchuk.

La jugadora, número uno del tour profesional femenil de raquetbol, se mantiene ocupada no sólo compitiendo en los eventos profesionales y amateurs, sino además en el plano organizacional ya confirmó la segunda edición del torneo "Paola Longoria Invitational" para Monterrey, además de estudiar su maestría en la Facultad de Ciencias Políticas de la UANL.

En entrevista con laafición, la deportista mexicana habla de sus retos y aspiraciones, así de la forma para llegar al lugar privilegiado en el que se encuentra dentro del raquetbol internacional y del deporte mexicano.

¿Cómo te sientes en estos momentos?

Muy contenta de regresar sumando mi título 32 de manera consecutiva ya 129 partidos al hilo, es la mejor racha del raquetbol femenil , ya que del lado varonil, Kane Waselenchuk tiene la racha de 137 partidos consecutivos es lo que me gustaría romperla, es algo complicado porque solamente me quedan dos torneos de la gira del tour, pero poco a poco es lo que me ha ayudado a mantener el nivel que tenemos. Nunca me imaginé estar en estos números, pero mi sueño siempre fue ser la mejor del mundo, sabía que no iba a ser nada difícil, la verdad me preparé muy duro, soy una atleta bastante disciplinada, dedicada a todos mis entrenamientos y eso ha sido una parte fundamental para mantenerme en la cima del ranking.

¿Cuando empezaste a ganar, visualizarte que las marcas se iban a dar o solamente empezaron a pasar?

La verdad que se fueron dando. Yo trabajo con mi sicóloga, antes si me presionaba mucho pero mi sicóloga me decía 'espérate, tu sola te estás poniendo la presión', así cambió mi sicología deportiva; el trabajo con mi preparador físico, toda esta temporada ha sido pesada, vengo de tres torneos consecutivos y a veces es complicado seguir con ese ritmo, en la final de este torneo se me complicó con Rhonda (Rajsich) una jugadora a la que ya conozco pero que finalmente cada torneo y cada partido es diferente, pero lo tomo como un reto, un compromiso de mantenerme como la número uno.

¿Qué es lo que sientes alrededor del tour, porque obviamente todas le quieren ganar a Paola?

Es un poco complicado, porque llegar a los torneos como la jugadora a vencer y que todas las jugadoras lo que piden es 'que pierda Paola' y desgraciadamente sí es así, pero también he tenido qué saber lidiar con eso. Yo en el momento en la que no era la número uno, lo que quería era ganarle a la número uno, no que perdiera, es diferente. Las rivalidades y la envidia se puede presentar pero finalmente somos una familia y nos estamos viendo cada fin de semana y tratamos de mantener una relación de amistad porque en la cancha somos rivales pero afuera podemos ser amigas.

¿Eres competitiva?

La verdad sí. Algo de mi personalidad es que soy súper competitiva, no me dejo de nada y que al final de cuentas es lo que disfruto: el competir, estar en torneo, sentir esa adrenalina. Lo único que pienso cuando entro a una cancha es que quiero el punto, voy por cada uno de ellos para llegar a 11 y ganar, pero también puede pasar que tenga un día malo y por eso me preparo día a día, tengo un cuerpo de entrenadores, diseñamos el plan de entrenamiento de todo el año, porque estamos en constante competencia porque cuando se acaba el tour profesional viene los eventos de selección y nunca tengo descanso y a veces es desgastante en lo físico y en lo mental, pero es un deporte por lo que me gusta porque casi no paro y siempre veo cómo puedo mejorar mi juego.

¿Vienen lesiones?

Ojalá no. Ahorita estoy bien físicamente, trato de mantener una buena alimentación. Estos tres fines de semana sí resentí no poder regresar a México y recibir el masaje que mi cuerpo está acostumbrado, pero también pensé 'bueno cuando empezaba no recibía este masaje, así que tengo que darle y buscar los puntos'".

¿Que viene?

El Campeonato Panamericano, salimos el 10 de abril a Santa Cruz, Bolivia, luego la gira del tour profesional el 29 de abril y la última fecha del tour en Virginia, queríamos hacer un torneo en Tijuana pero estar como organizadora y jugadora es muy difícil, sobre todo porque tengo que compaginar lo de mi Maestría, pero bueno, ya está confirmado mi torneo, el 'Paola Longoria Invitational' en Monterrey, estamos viendo si lo dejamos en Fundidora o lo movemos a la Macroplaza. Vienen muchos torneos de la gira del tour, lo que sí es que el tour de mujeres está bien consolidado y viene el Campeonato Mundial en junio y los Juegos Centroamericanos y quiero llegar bien físicamente preparada y no cansada mentalmente.