17 de septiembre de 2014 / 01:30 p.m.

Uno de los mayores patrocinadores de la liga NFL, Anheuser-Busch, ha mostrado su preocupación por el modo en el que la liga está lidiando con los recientes escándalos de violencia doméstica y abuso a menores que han protagonizado recientemente dos de sus jugadores estrella: Ray Rice y Adrian Peterson.

Anheuser-Busch, sponsor oficial de la liga desde 2011, inicialmente había rechazado hacer cualquier comentario sobre sendos casos, los más recientes entre otros. Pero este martes uno sus voceros rompió el silencio, según informa el diario USA Today. "Estamos muy decepcionados y preocupados por los recientes casos que han ensombrecido a la NFL esta temporadas. No nos sentimos satisfechos y lamentamos la manera en la que la liga ha entendido ciertos comportamientos que van claramente en contra de la cultura y la moral de nuestra compañía".

Por su parte, otros grandes patrocinadores como Pepsi, aunque no han dejado de apoyar a la NFL, también han mostrado su preocupación al respecto.Radisson rompe con los Vikings.

Concretamente, en el caso de Adrian Peterson, ahora que ha sido acusado de abuso de menores por pegarle a su hijo de cuatro años con una ramita de un árbol, el astro de los Vikings de Minnesota es cuestionado como nunca antes.

Su equipo también está pagando un precio alto, ya que la cadena de hoteles Radisson dejó de patrocinarlo luego de que sus dueños optaron por mantener activo al jugador mientras su caso es ventilado en los tribunales.

El gobernador de Minnesota, Mark Dayton, por su parte, dijo que Peterson debería permanecer suspendido mientras se resuelve el caso y un negocio de artículos deportivos de las afueras de Minneapolis dejó de vender mercancías alusivas al futbolista.

"Es una situación horrible", expresó Dayton. "Si, el señor Peterson tiene derecho a un proceso justo y debe ser considerado inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Pero es una figura pública. Sus acciones, como han sido descritas, avergüenzan a la organización de los Vikings y al estado de Minneseota.

"Pegarle a un niño de modo tal que resultan heridas visibles, como se ha dicho que hizo, es algo que no puede ser tolerado en nuestro estado. Por eso creo que el equipo debería suspender al señor Peterson hasta que la acusación de abuso de menores haya sido resuelta en los tribunales", expresó molesto el gobernador.

Los Vikings dejaron a Peterson en el banco el domingo pasado, en que el equipo perdió 30-7 con los Patriots. Pero sus dueños Zigi y Mark Wilf dijeron el lunes que el Peterson seguirá jugando mientras se tramita su caso.

Los locales de Nike en el Mall de las Americas de Bloomington y en un centro de outlets en Albertville dejaron de vender mercancías del jugador. Mylan Inc., por su parte, no volverá a usar al running back en la promoción de EpiPen, producto que combate reacciones alérgicas.

REDACCIÓN