11 de marzo de 2013 / 03:15 a.m.

Ciudad de México • La Iglesia Católica catalogó de superstición lo que se difunde en el argot popular sobre que la llegada de un “"papa negro"” sería nombrar al “"anticristo"”, lo que resulta totalmente falso.

De acuerdo con el Semanario Desde la Fe, que difunde la Arquidiócesis de México, se han reproducido a lo largo de la historia versiones poco sostenibles de que “El Papa negro representa lo opuesto de la vestimenta blanca del Santo Padre; por lo tanto, hace alusión a un antipapa, que no es otra cosa que aquellas personas que han pretendido gobernar a la Iglesia por procedimientos ilegales o que fueron impuestos por monarcas o grupos externos a El Vaticano.

“"Historiadores y sacerdotes expresan opiniones a favor y en contra de algunos personajes, sin embargo, la historia oficial de la Iglesia señala que con Juan Pablo II han existido 264 Papas y 35 antipapas"”.

Sin embargo, los Cardenales reunidos en Cónclave serán los encargados de elegir al representante de la iglesia católica guiados por el espíritu santo. “"Al Papa lo elige el Espíritu Santo. Indudablemente el Colegio Cardenalicio actúa con criterios humanos al elegir a un nuevo jefe de la Iglesia, pero la elección procede bajo el influjo del Espíritu Santo, a quien se le invoca en todo momento"”.

Por ello, de acuerdo con el Semanario, “"debemos estar seguros de que el Espíritu Santo, presente sobre su Iglesia, sabrá darnos al hombre adecuado en el momento histórico que vivimos. Él, como nadie, sabe los signos de los tiempos, la voluntad del Padre.

Por último, cabe señalar que la única profecía que acepta la Iglesia en este sentido está en la Biblia: “"Nadie sabe el día ni la hora, ni aun los ángeles del cielo, sino sólo mi Padre"”.

Sobre los motivos por lo que cayó un rayo en el Vaticano, el Semanario respondió que la cúpula de la Basílica de San Pedro es la más alta de la zona y tiene pararrayos, precisamente para atraerlos y evitar que caigan en otras edificaciones.

“"Hay quien quiere interpretarlo como que 'le cayó un rayo al Vaticano', como expresión de la cólera de Dios. Nada más lejos de la realidad. Se trata simplemente de un hecho que sucede frecuentemente, y nada ni nadie fue afectado. Y en dado caso, si se busca otra interpretación, cabe recordar que Dios se manifestaba a Moisés y a Su pueblo, por medio de rayos, así que lejos de ser algo negativo, habría que verle el lado bueno: Dios está con Su Iglesia"”.

BLANCA VALADEZ