RAFAEL RIVERA
6 de noviembre de 2014 / 10:40 p.m.

 

La más reciente decisión de la Federación de Futbol de Rumania, ha sorprendido al mundo, la darse a conocer la suspensión del defensa Alin Seroni por 16 partidos de liga.

Seroni fue castigado por romperle el tobillo al zaguero Nicusor Bancu, en el choque de Copa entre Viitorul Constanta y el Universitatea Craiova.

La lesión mantendrá al jugador del Universitateta varios meses fuera de las canchas.

El castigo para Seroni, quien no fue amonestado por está acción, ha despertado todo tipo de criticas, siendo considerado por el icónico ex jugador rumano Gheorghe Hagi como "injusto y exagerado". 

En caso de cumplirse el castigo, el jugador del Viitorul volvería a las canchas en abril.