19 de noviembre de 2014 / 12:37 a.m.

El entrenador de fútbol sueco Sven-Göran Eriksson, que esta temporada había dirigido en China al Guangzhou R&F (de Cantón, sureste), estará al frente en 2015 del renovado equipo revelación del país de este año, el Shanghai SIPG, que acabó quinto, con el defensa español Ibán Cuadrado en sus filas.Así lo anunció hoy el equipo oriental, uno de los tres de la capital económica de China (junto al Shanghai Shenhua, uno de los tradicionales grandes del fútbol del país, y el Shanghai Shenxin), que hasta esta temporada había entrenado con un estilo a imagen y semejanza de su fundador, el exseleccionador chino Xu Genbao.Aunque no se han revelado los detalles del contrato, sí se estima que debe de ser uno de los banquillos mejor pagados para un entrenador en todo el mundo, según señala hoy el propio portal oficial de la FIFA."Estoy muy contento y orgulloso de que por fin sea oficial que estoy aquí y que voy a ser el entrenador principal de este club", afirmó Eriksson hoy durante su presentación en Shanghái, donde dijo estar "deseando empezar y afrontar un nuevo desafío".En efecto, el entrenador europeo se encontrará con el reto de renovar la espartana forma de trabajo de un equipo forjado muy a la manera de Xu Genbao, con una plantilla con numerosos jugadores jóvenes pero con muchos años de rodaje en el equipo, y un régimen de entrenamiento casi militar, basado en una vida aislada y monacal.El equipo fue fundado por Xu en 2005 como Shanghai Dongya (SIPG East Asia, en su nombre internacional), a partir de la cantera del centro deportivo estatal Dongya, que gestionaba junto a las instalaciones del Estadio Olímpico de Shanghái (donde jugaron en los JJOO de Pekín 2008 Argentina y Brasil), aún hoy campo del conjunto.Como pudo comprobar recientemente Efe en la Base de Fútbol Genbao que tiene el equipo en la isla shanghainesa de Chongming, estos últimos años sus futbolistas han pasado cada temporada aislados del mundo, recluidos en una base de entrenamiento muy retirada, cuya ubicación, según dijo a Efe Xu, fue a propuesta del Gobierno local.Como jugador, Xu había brillado en dos equipos de origen militar (el Equipo del Ejército de Nankín y el Bayi, o "Primero de Agosto", fecha fundacional del Ejército chino), de ahí que su estilo de preparación implique entrenamientos dobles, mucho ejercicio, y una vida monacal, sin distracciones, estrictamente por y para el fútbol.Tras esta temporada, en la que el Dongya acabó finalmente quinto, el patrocinador estatal del club, el Grupo Portuario Internacional de Shanghái (SIPG, que gestiona el mayor puerto mercante del planeta), adquirió las acciones de Xu para tomar control total del equipo, y hacía meses que se rumoreaba el fichaje de Eriksson.De hecho allí juegan también dos delanteros suecos, Imad Khalili y Tobias Hysén, por lo que su renovación para 2015 se espera que sea más que probable, y trabaja igualmente (desde 2014, cedido por el Shenhua) el entrenador de porteros británico Ian Walker, ex jugador del Bolton Wanderers, el Tottenham Hotspur y el Leicester City.Eriksson, que había fichado por el Guangzhou R&F en junio de 2013, con el que logró una tercera posición en la Liga de Campeones de Asia esta temporada, tiene ahora por delante el reto de renovar el estilo marcial, repetitivo y estricto del SIPG, que abandonará su retiro isleño en 2015 para volver a entrenar en Shanghái.Está por ver si en 2015 el nuevo SIPG podrá mantener la sólida defensa que le dio el quinto lugar en 2014 (fortalecida por el español Ibán Cuadrado y por el ghanés Ransford Addo), así como la concentración de sus jugadores más jóvenes y su estilo de juego de tocar mucho el balón, que con Xu le dio el apodo del "Manchester United chino". 

AGENCIAS