4 de noviembre de 2013 / 09:11 p.m.

Algunas familias estuvieron esperando desde el domingo por la tarde, para asegurarse estar entre las 500 que recibieron gratis una pala pintada de dorado y con un mango rojo, que según la tradición china, colocada bajo el colchón, ayuda engendrar vástagos.

La mayoría lleva años casados y no logran tener hijos, tarea que en la cultura china es un deber filial para con los padres y antepasados.

La costumbre de colocar una pala en la habitación de la pareja con problemas de fertilidad se debe, como en muchas otras tradiciones chinas, a que "pala" en chino se pronuncia "chan zi", que suena parecido a "tener hijos".

El gobierno central de Taiwán está preocupado por la baja tasa de natalidad de la isla, una de las menores del mundo, y el gobierno del Nuevo Taipei decidió organizar esta ceremonia de entrega de palas para fomentar nuevos nacimientos.

El regalo de las palas sigue las normas de la geomancia china, llamada "feng shui", por eso la pala mide 69 centímetros, número que simboliza la prosperidad, y el mango es rojo, dice el jefe del Servicio de Asuntos Civiles del gobierno del Nuevo Taipei, Chiang Chun-ting.

La parte de madera de la pala mide 16,2 centímetros, cifra que favorece que el niño nacido sea varón, agrega Chiang.

De todos modos, las parejas pueden señalar a los dioses su elección de sexo para su futuro hijo colocando la parte cóncava de la pala hacia arriba para tener un varón y hacia bajo para que llegue una mujer.

De las 350 personas que recibieron regalos de palas el año pasado, se han recibido testimonios de varias familias que han logrado tener hijos después de más de cinco años de infertilidad.

Uno de los concejales del Nuevo Taipei, Lee Kun-cheng, también da testimonio de la eficacia de la costumbre, ya que, al mes de poner una pala bajo el colchón, su esposa concibió un hijo.

El gobierno del Nuevo Taipei, a pesar de su apoyo a la tradicional pala, recordó a las parejas con problemas de infertilidad, que antes de nada, deben ir al médico y utilizar todos los medios que la ciencia pone a su disposición.

(Agencia EFE)