27 de julio de 2014 / 11:40 p.m.

El delantero de Chivas de Guadalajara, Ángel Reyna, dijo que además de enfrentar a los rivales, ahora también deberá jugar contra los árbitros, esto como resultado de la expulsión que sufrió en el partido contra Pumas.

"Ahora tengo que jugar contra los árbitros también, entonces creo que ahora hay que analizar la jugada pero yo estoy tranquilo", explicó al referirse a la roja que se ganó por doble amonestación en el minuto 76 del juego disputado en el estadio Olímpico Universitario.

Ya más tranquilo luego de esa situación, el jugador destacó que se ha convertido en el jugador al que más le pegan los rivales en el futbol mexicano, situación que de alguna manera lo llega a desesperar y lo hace reaccionar de la forma en que lo hizo.

"Soy el jugador al que más le pegan, entonces ya también me cansé un poco y más cuando no te marcan esas seis o siete faltas consecutivas, eso también te merma", resaltó, al tiempo de considerar que fueron injustas las dos amonestaciones que recibió.

Reyna expresó su malestar por la forma en que muchos silbantes llevan los partidos, pues cortan mucho las jugadas y no todos se prestan al diálogo, además de que al no marcar las faltas puede haber lesiones en algún jugador.

"Son jugadas que las cortan, que no se dejan jugar y si no te protegen de cierta manera, respetándote y marcándote las faltas, te desesperas, pero no es para tanto porque no busqué agredir a nadie. Hay árbitros abiertos que te cuidan, pero este árbitro (César Arturo Ramos), estaba en otro mundo".

"Lo más importante es el juego y los jugadores, hay que protegerlos si no, van a terminar con lesiones y creo que los árbitros no captan eso", agregó.

Adelantó que sobre su expulsión ya platicó por un momento con el técnico argentino Carlos Bustos y que en la semana van a revisar el video para analizar la jugada, pero que lo más importante "es que se ganó, que es a lo que veníamos".

NOTIMEX