5 de marzo de 2014 / 01:31 a.m.

Durante dos días, la testigo en el juicio por asesinato contra Oscar Pistorius mantuvo la compostura. Entonces, justo cuando su testimonio estaba a punto de terminar, ella se echó a llorar ante lo que dijo era el recuerdo de los gritos que escuchó la noche en que el corredor con las piernas amputadas mató a tiros a su novia en su casa de Sudáfrica.

Michelle Burger, una vecina de Pistorius que subió al estrado en el segundo día de un juicio seguido en todo el mundo, se mantuvo en calma a lo largo de un intenso interrogatorio del abogado jefe de la defensa. Sin embargo, en un intercambio final con el fiscal jefe el martes, la emoción se apoderó de ella al recordar lo que describió como los gritos aterrorizados de una mujer en la madrugada del Día de San Valentín del año pasado.

"Cuando estoy en la ducha, revivo sus gritos", dijo Burger en una aparente referencia a su trauma justo después del tiroteo, cuando un capitán de la policía le tomó la declaración. Cuando el fiscal Gerrie Nel le preguntó acerca de sus emociones en el momento, dijo que la experiencia fue "muy cruda", y su voz se quebró.

Nel le preguntó cómo lidiaba con el asunto ahora.

"Lo afronto bien", insistió Burger. "Ha pasado un año".

Burger, una profesora universitaria, vive a 177 metros de la casa de Pistorius, donde su novia, Reeva Steenkamp, murió en lo que el atleta asegura fue un accidente.

Burger testificó que escuchó a un hombre y una mujer gritando, y luego el sonido de cuatro disparos. Dijo que los gritos de la mujer continuaron durante los disparos y rápidamente se desvanecieron después del último tiro. Ella fue la primera testigo llamada por la fiscalía, que sostiene que Pistorius mató intencionalmente a Steenkamp después de una fuerte discusión.

Su testimonio contradice el relato de Pistorius. El deportista dice que disparó cuatro veces a través de la puerta del baño, con lo que hirió a Steenkamp tres veces en la cabeza, el brazo y la cadera o la zona lateral, después de pensar que era un intruso peligroso.

Pistorius se declaró inocente.

La defensa sostiene que Burger puede haber estado dormida cuando sonaron los tiros, y luego pensó equivocadamente que estaba oyendo disparos cuando en realidad era el sonido de Pistorius rompiendo la puerta del baño con un bate de cricket después de darse cuenta que había tiroteado a su novia.

AP