15 de febrero de 2013 / 10:02 p.m.

Moscú • Un meteoro con la potencia de una bomba atómica sobre los Montes Urales de Rusia, el cual dejó, hasta el momento unas mil 100 personas heridas.

El espectáculo celeste causó un profundo terror entre miles de personas, e incluso algunas ancianas gritaban que había llegado el fin del mundo. Muchos de los heridos sufrieron cortaduras por los fragmentos de vidrio expulsados cuando se acercaron a las ventanas a ver a qué se debía un resplandor de tanta intensidad.

La televisión rusa difundió un video que tomó un aficionado en el que aparece un objeto que cruza el cielo a muchísima velocidad alrededor de las 9:20 de la mañana hora local, justo después del amanecer. Acompañaba al objeto una estela densa y un destello de gran intensidad.

"Hubo pánico. La gente no sabía qué estaba sucediendo. Todos iban a otras casas para ver si las personas estaban bien", dijo Sergey Hametov, residente de Chaliábinsk, ciudad de un millón de habitantes a unos 1.500 kilómetros (930 millas) al este de Moscú.

"Vimos un gran estallido de luz, salimos para ver qué sucedía y escuchamos el sonido de un gran estruendo", dijo Hametov por teléfono.

"Fui a ver qué causaba el fulgor en el cielo", dijo Marat Lobkovsky. "La ventana de vidrio se rompió y fui aventado hacia atrás (por la onda expansiva). Quedé con una cortadura en la barbilla, aunque no fue profunda. Me atendieron. Ya todo está bien", agregó.

Valya Kazakov, también residente de Cheliábinsk, dijo que algunas ancianas en su vecindario comenzaron a gritar que era el fin del mundo.

Twitter se inundó de mensajes en ruso sobre el suceso del meteoro.

Las clases apenas habían comenzado en las escuelas de Cheliábinsk cuando ocurrió el fenómeno. Las autoridades dijeron que 258 alumnos figuraban entre los heridos. En otro video que tomó un aficionado puede verse a una maestra que está hablando con sus pupilos cuando la potente onda sónica golpea el aula.

La estudiante de secundaria Yekaterina Melikhova, que tenía la nariz ensangrentada y el labio superior cubierto con una venda, dijo que estaba en su clase de geografía cuando un destello intenso iluminó el exterior.

"Tras el resplandor nada ocurrió durante unos tres minutos. Después corrimos hacia afuera. Yo no estaba sola, estaba con Katya. La puerta estaba hecha de cristal y la onda expansiva hizo que nos golpeara", afirmó.

La televisión rusa difundió las imágenes de deportistas en un gimnasio que quedaron cubiertos por fragmentos de vidrio procedentes de los ventanales y algunos de los afectados sangraban.

En otros videos se ven un fragmento grande de vidrio que golpea el piso cerca de un trabajador en una fábrica y grandes puertas arrancadas de su lugar por la onda de choque.

Pequeños fragmentos de residuos espaciales —a menudo partes de cometas o asteroides— que están curso de colisión con la Tierra son llamados meteoroides. Se convierten en meteoros cuando ingresan en la atmósfera terrestre. La mayoría de los meteoros se incendian en la atmosfera, pero si sobreviven al calor por la fricción y golpean la superficie de la Tierra se les llama meteoritos.

AP