9 de febrero de 2014 / 03:22 a.m.

La mala racha de los Tigres parece interminable y anoche sumaron otra semana más sin triunfo, al empatar 1-1 ante el Santos Laguna, en el Estadio Universitario.

Han transcurrido ya seis jornadas del Clausura 2014 y los universitarios siguen sin poder sacar una victoria. Anoche hicieron un buen primer tiempo, pero en el complemento el Santos fue mejor y de no haber sido por un fuera de lugar, los universitarios hubieran salido con otra derrota a cuestas.

La primera parte fue bastante alentadora para la afición felina, ya que el entrenador Ricardo Ferretti envió a la cancha una alineación similar a la que le había dado resultado a media semana en la Copa MX, pero en el complemento decidió cambiar y bajó la peligrosidad de las llegadas de los auriazules, mas no la cantidad.

Apenas al minuto 12 Alan Pulido cerró la pinza en segundo poste y marcó el 1-0 esperanzador ya que, además de la anotación, la manufactura de la jugada y de algunas previas dejaban buen sabor.

En la del gol Pulido tomó la pelota cargado a la banda izquierda, cerca del medio campo, luego tocó al centro a Danilinho, quien desde el centro filtró al corredor del área derecho, desde donde Jesús Dueñas tiró un tiro-centro cruzado, al que llegó barrido Pulido en el segundo poste para empujar la pelota.

A arranque Ferretti planteó su partido con una línea de cinco defensores, con Dueñas y Torres Nilo como carrileros, y tres centrales: Hugo Ayala, Juninho y Carlos Salcido.

Danilinho y Guido Pizarro estuvieron como contenciones, con Lucas Lobos enganchando y dos atacantes, Emanuel Herrera y Pulido.

De esta forma las llegadas universitarias eran variadas, ya que tanto los carrileros, como los tres del frente se movían libres y generaban llegadas por todas las zonas.

Destacó la movilidad y sorpresa que generaban Herrera y Pulido, proyectados por Danilinho y Lobos, principalmente.

El entrenador santista, Pedro Caixinha, quien observó el partido desde la tribuna debido a una suspensión, ajustó antes del medio y retiró a Marc Crosas, uno de sus contenciones, para mandar al frente al colombiano Andrés Rentería, un ofensivo neto.

Al arranque del segundo tiempo Rentería hizo el 1-1, al empujar un envío de Darwin Quintero desde la derecha en el segundo poste.

Al 55' Ferretti también ajustó y con los ingresos de Damián Álvarez y Darío Burbano en lugar de Danilinho y Herrera volvió a su 4-4-1-1 habitual.

Ese cambio no le restó llegadas a Tigres, mas sí peligrosidad. Los universitarios siguieron generando principalmente por la banda izquierda de Damián, pero el "Enano" no fue efectivo con sus servicios y se volvieron predecibles como semanas atrás.

Los últimos 15 minutos se volvieron emotivos, debido a que los dos equipos se partieron y estaban a toma y daca, una jugada ofensiva consecutiva por bando, pero sin tener claridad ni puntería.

Al 90 los hinchas auriazules vivieron un susto mayúsculo, cuando Darwin disparó al arco y anotó el que hubiera sido el 2-1, pero en el trayecto de la pelota de su pie a la portería, Eduardo Herrera, quien estaba en fuera de lugar, saltó para dejar pasar el esférico y el silbante Fernando Guerrero anuló la jugada por dicha causa.

Tigres llegó a tres puntos en la campaña y sigue estacionado en el sótano general. Es el único equipo que no ha ganado en el torneo y su aprovechamiento está en un microscópico 16 por ciento.

Un fuerte abucheo de la afición que sigue llenando el Uni acompañó al equipo rumbo al vestidor. La paciencia de los hinchas parece estar al límite.

ÓSCAR SÁNCHEZ