12 de diciembre de 2014 / 02:14 a.m.

Tigres cumplió como se esperaba, también como se podía intuir. Los felinos derrotaron al América y lograron irse con la ventaja que podrá permitir manejar mejor los últimos 90 minutos de la Gran Final. El 'Tuca' tiene la serie donde quiere.

Fue unos de esos tantos desbordes que intenta Damián Álvarez de manera usual la clave para romper el cero águila. El 'Enano' recibió un exacto cambio de juego de Jesús Dueñas y, con el balón en los pies, encaró a Ventura Alvarado para enviar un centro que Joffre Guerrón conectó con la cabeza para mandarla guardar.

Pero, para que todo eso sucediera, el Auri necesitó ir machacando al huésped, consciente que tampoco se podía dejar concesiones al líder general. Fue un trabajo de inteligencia, paciencia, aderezado por las dotes técnicas de los principales soportes de este Tigres.

El América buscó, pero tampoco fue incisivo. Las Águilas sabían que su mejor arma era buscar los balones por alto sabedores de la ausencia de Juninho. Aunque hubo un par de envíos con peligro, realmente fueron más las ocasiones en los que se impusieron los centrales universitarios.

A los de Coapa también le afectaron la cantidad de faltas y, por ende, los amonestados. Esto provocó, incluso, que Antonio Mohamed debiera prescindir del mediocampista Osvaldo Martínez por José Daniel Guerrero.

Tigres, por su parte, fue paciente. Intentó elaborar más sus jugadas, intentando sacar provecho de no tener un hombre fijo en el área. La idea fue generando réditos, pues la defensa águila tenía que buscar dividirse entre marcar a Gerardo Lugo y Joffre Guerrón, esto sin contar con los arribos de Damián.

Y así fue como se gestó el gol que tiene a los felinos cerca del título. Álvarez encaró a Alvarado para servir con exactitud a Joffre, quien se levantó y remató, pese a tener la marca de Osmar Mares y Paolo Goltz. 1-0 y El Volcán dejó atrás todo el nervio por la igualada.

Aunque Tigres intentó cazar a las Águilas apostando a la contra, ya con el ingreso de Hernán Burbano, ya no hubo mayores aproximaciones de peligro real.Por su parte, el América comenzó a bajar paulatinamente las revoluciones, aun y con el ingreso de Michael Arroyo y Rubens Sambueza.

Ventaja mínima para el Auri, pero es el tipo de terrenos en donde a Ricardo Ferretti le gusta más jugar.

GERARDO SUÁREZ