29 de noviembre de 2014 / 12:14 a.m.

El autogol de Hugo Ayala en las postrimerías del partido de ida de los cuartos de final del Torneo Apertura 2014 ante el Pachuca, no solo le dio vida y el empate a los Tuzos, sino que dejó al cuadro de “Tuca” Ferreti con una maldición a cuestas por romper: cuando meten autogol en liguilla quedan eliminados.

En los últimos 30 años, al menos cinco jugadores felinos han marcado gol en su propia portería en un partido de liguilla, todos en cuartos de final.

En la temporada 1986-1987 el defensa Raúl González Orihuela metió autogol y el Morelia eliminó a los felinos.

Pasaron 16 años para que los felinos volvieran a recibir un autogol, el cual se dio en la final de ida del Apertura 2003, ante el Pachuca.

En el duelo disputado en la cancha del estadio Hidalgo, el primer tanto fue obra de Hugo Sánchez Guerrero, el cual puso en desventaja a los universitarios, quienes perdieron el encuentro por 3-1, marcador del cual no se pudieron recuperar en la final de vuelta.

En el Clausura 2007 lo insólito se hizo presente en el estadio y los Tigres metían par de goles en propia meta.

Primero José Arturo Rivas y luego Javier Saavedra marcaban autogol y le daban el pase a la siguiente ronda a las Chivas y la eliminación de los Tigres “autogoleros” se daba de nuevo.

Vino la liguilla del Clausura 2013 y entonces con ella llegó el autogol más doloroso en la historia de los Tigres.

Los jugadores de Ferreti venían de perder en el Tec 1-0, arrancaban el de vuelta con claro dominio, con gol que emparejaba el global y vino entonces la jugada que le daba a los Rayados su boleto directo a semifinales, Israel Jiménez rebanó la pelota y la introdujo en su propia meta…una eliminación más.

Ahora inician contra Pachuca con autogol de Ayala y la historia, el próximo sábado en el Volcán, de mantenerse, sería el adiós de los felinos en esta liguilla, ¿podrán romper la maldición?

 CÉSAR CUBERO