20 de septiembre de 2014 / 11:48 p.m.

Mordiéndose las u?as, pidiendo el tiempo y sufriendo hasta el último segundo, pero Tigres logró imponerse por la mínima y derrotó 1-0 a los Leones Negros de la UDEG anoche en el volcán.Lo que parecía un encuentro que los felinos controlarían sin problemas se convirtió en un martirio en los minutos finales y un sufrimiento para los más de 41 mil incomparables que terminaron silbando y pidiendo desesperados el final del partido.Fue un cotejo con dos caras completamente opuestas pues mientras estaban 11 contra 11, Tigres se notaba claramente superior a los Leones pero después de la expulsión de Torres Nilo el duelo cambió radicalmente.Por doble amonestación Jorge Torres Nilo se fue expulsado al 28' luego de foulear a Fidel Martínez en un lapso de cuatro minutos en dos ocasiones y ambas faltas fueron de amonestación; la primera en frente de las bancas y la segunda en el medio campo.A partir de ahí el visitante tomó la pelota, intentó, buscó por casi todos los lados pero jamás encontró el gol. Los locales cedieron la pelota y apostaron al contragolpe que aunque nunca se construyó al cien por ciento, jamás dejó de preocupar el cuadro bajo de los de la UDEG.El único gol del partido cayó muy rápido cuando al 12' entre cuatro hace una jugada de maestro entra al área le puso un bombón a Lugo que simplemente puso el pase a la red de pierna derecha y así abrir el marcador ante el júbilo del volcán.Después los felinos a pesar de los 10 hombres tuvieron el segundo y lo fallaron a un minuto del final del primer tiempo. Con la cabeza Emanuel Villa remató dentro del área apenas arriba del travesaño después de un centro medido mandado por Guido Pizarro.Aunque echaban echados completamente atrás, Tigres no sufrió hasta los últimos 15 minutos. Al 77' Diego Campos sacó un zurdazo que atajó de gran forma arriba a la derecha Nahuel Guzmán salvando a Tigres del empate.Después al 89' el mismo Campos tuvo en sus pies el empate después de un centro de Fidel Martínez que le puso el balón para prenderla con el pie derecho pero su remate se fue por arriba, fallando claramente ante la lamentación de toda la UDEG.Ni la entrada de Isaac Romo y los intentos de Andrés Rios juntó a Fidel Martínez pudieron fructificar ante un Nahuel Guzmán que mostró su mejor cara en los nueve juegos que tiene en el fútbol mexicano al verse seguro en las salidas por alto y al haber atajado todo lo que le tiraron.Después del pitazo final la afición del volcán festejó y respiró de alivio por los nervios ante la presión de los Leones por el empate. Los jugadores de Tigres terminaron fundidos y varios se tiraron al pasto al finalizar el duelo en señal de cansancio.Con este resultado los felinos consiguieron su segundo triunfo en casa en cuatro partidos y rompieron una racha de dos partidos perdidos en el volcán de paso llegando a 13 puntos en el apertura 2014.

DIEGO MEDINA