24 de junio de 2014 / 04:21 a.m.

Tim Duncan fácilmente pudo despedirse en la cima, con su quinto trofeo de campeón de la NBA bajo el brazo y salud intacta a meses de su cumpleaños 38.

De ninguna manera. Duncan se está divirtiendo demasiado con sus entrenadores y compañeros de los Spurs de San Antonio, y está jugando sumamente bien para decir adiós en este momento.

Duncan ha decidido ejercer la opción en su contrato para la temporada 2014-2015 y regresará la próxima campaña, señaló el lunes a The Associated Press una fuente con conocimiento de la decisión. La persona solicitó no ser identificada debido a que no se ha realizado el anuncio oficial.

Mientras los Spurs vencían al bicampeón defensor, el Heat de Miami, en la Final de la NBA a inicios de mes, Duncan fue cuestionado varias veces sobre su futuro, como lo han hecho durante los últimos cinco o seis años. No dio ninguna pista, señalando que se tomaría tiempo luego de la temporada para contemplar su decisión.

Pero después del Juego 5, la mayoría de los Spurs dijeron que esperaban que el núcleo volviera, y ahora Duncan ya tiene la decisión, que fue reportada de manera inicial por Yahoo!Sports. Ganará cerca de 10,3 millones de dólares la próxima campaña en el año final de un acuerdo por dos, que fue diseñado específicamente para permitirle a los Spurs flexibilidad financiera para rodear a Duncan de mucho talento.

"Siente una responsabilidad con sus compañeros", dijo el coach de los Spurs, Gregg Popovich, luego de que su equipo ganara el título. "Los disfruta. Quiere estar cerca lo más posible mientras contribuya y tenga un impacto en el juego. Cuida su cuerpo. Trabaja todo el verano en varias cosas, boxea, nada. Es muy cuidadoso con lo que consume, hace todo lo posible para mantener el nivel de juego.

"En algún momento", agregó Popovich. "eso terminará".

Pero no este año.

Cuando Duncan vio a sus compañeros de los Spurs, vio todos los motivos para volver a hacer la única cosa que no han conseguido los Spurs durante sus 17 años con el equipo: ganar campeonatos consecutivos.

En Popovich tal vez encuentra al mejor coach de la liga, uno que ha establecido una cultura de trabajo en equipo, éxito y estabilidad tal vez sin precedentes en la NBA. En Tony Parker y el argentino Emanuel Ginóbili tiene a dos confiables compañeros que han estado a su lado durante años, han sacrificado dinero, fama y estadísticas junto a él para convertir a la organización de los Spurs en la envidia de la NBA.

Y en el Jugador Más Valioso de la Final, Kawhi Leonard, Duncan tiene a un joven astro a en ascenso que cargue con el peso mientras los Tres Grandes envejecen.

"Con la gerencia armando equipos como los que hemos tenido, y nosotros jugando papeles de reparto, que han cambiado con los años, y nosotros contentos de aceptarlos, pensamos que podemos hacerlo hasta que sintamos que ya no lo queremos", dijo Duncan hace un par de semanas.

Tal vez lo más importante es que Duncan es uno de los mejores en su posición en la liga: fue nombrado al equipo ideal de la NBA en 2012-13 y ayudó a los Spurs a llegar a la Final, donde perdieron ante el Heat en siete desgarradores encuentros.

Esta campaña, Duncan promedió 15,1 puntos, 9,7 rebotes y 1,9 bloqueos en apenas 29,2 minutos por encuentro, jugando en un sistema diseñado específicamente por Popovich para limitar el desgaste en su cuerpo. Encestó casi el 57% de sus disparos en la final y desmanteló a la estrella del Heat, Chris Bosh, quien creció con un poster de Duncan en la pared de su recámara.

AP