Rubí Leija 
18 de enero de 2013 / 01:58 a.m.

Cubrir ventanas y puerta

Uno de los métodos más utilizados por las familias es tapar con periódico o plástico los espacios que quedan entre la puerta y el marco y así evitar corrientes de aire.

Abrir las ventanas durante el día

En algunos estados llega a salir el sol durante de la tarde, es recomendable aprovechar el calor que este proporciona para abrir ventanas y puertas.

Consume alimentos calientes

Con guisos, sopas, café son algunas de las cosas que harán que tu cuerpo entre en calor.  

Cambia la ropa de cama

Cambiar las sábanas de algodón por las de franela y usar un edredón te ayudarán a no sentir frío durante la noche.

Realiza ejercicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ejercicio físico hará que bombees más sangre y entres en calor.

Usa un humidificador

Esto nos ayudará a tener en la casa una sensación térmica del calor que produce la calefacción. Y si no se cuenta con uno se puede dejar la puerta abierta mientras se toma un baño, si la casa es pequeña se conseguirá un efecto similar.

Cubre tu cabeza y pies

Un gorro para dormir y unos buenos leotardos o calcetines altos te mantendrá en una temperatura corporal adecuada.