3 de octubre de 2014 / 03:18 a.m.

La crisis de las Chivas Rayadas del Guadalajara es severa y en camino de la gravedad, pese a dar uno de sus mejores primeros tiempos de la temporada no les alcanzó para sí quiera preocupar a un Toluca calculador y contundente al ataque, que le bastó apretar el acelerador para quedarse con la victoria, 3-1, consolidar su mejoría y meterse a la tercera posición de la clasificación general. 

Por su parte los tapatios se estancan con 10 puntos acumuldos y con serios problemas de porcentaje, una dirección administrativa acéfala y una dirección técnica a la deriva. 

DISTINTAS REALIDADESLa buena racha de Toluca, cuatro juegos al hilo sin perder y de ellos tres victorias, hizo que el técnico José Cardozo repitiera alineación con Alfredo Talavera, Paulo Da Silva, Jordán Silva, Miguel Ponce, Óscar Rojas, Richard Ortiz, Antonio Rios, Lucas Lobos, Carlos Esquivel, Edgar Benítez y Pablo Velázquez. 

Situación contraria fue la del Guadalajara que debido a lesiones y expulsados debió crear un cuadro con muchas modificaciones. Los de Carlos Bustos alinearon con Antonio Rodriguez, Kristian Álvarez, Patricio Araújo. Jair Pereyra, Carlos Gerardo Rodríguez, Jesús Sánchez, David Toledo, Fernando Arce, Jorge Enríquez,  Ángel Reyna y Omar Bravo. 

INSPIRACIÓN DE 15 MINUTOSEl partido tuvo emociones desde el arranque, todavía no corría ni un minuto y Chivas generó un par de llegadas que pusieron a trabajar al portero escarlata, Alfredo Talavera.

Primero, Ángel Reyna aprovechó un descuido de la zaga choricera, se quedó con el balón cerca del área roja, por velocidad de quitó la marca de Da Silva y sacó un tiro que parecía meterse por el ángulo superior izquierdo, pero haga ahí apareció el guante del guardameta toluqueño para impedir daño en su arco. Derivado de esa jugada se cobró un tiro de esquina que en el rechazo encontró Kristian Álvarez para rematar pero se fue directo a las manos del portero local. 

Las desatenciones rojas continuaron en el inicio del partido, al minuto 4 otra vez el portero Talavera evitó la caída de su puerta. Ahora la jugada fue por izquierda, Ángel Reyna mandó un centro a segundo poste, justo donde aparció Omar Bravo y remató de cabeza, un testarazo que parecía de gol pero no pasó la aduana del cancerbero Mexiquense.

El desconcierto local era evidente, no esperaban a un rival tan volcado al frente y que les quitará el balón, situación que aprovechó Chivas para generar peligro, sobre todo en la persona de Ángel Reyna, quien marcó el ritmo de la ofensiva visitante de sus pies salió la tercera aproximación tapatía, una nueva coquetearía con el gol que no llegó a concretarse debido al larguero. Fue al minuto 14, el casaca 10 del Guadalajara condujo el balón por el centro del campo, con tal libertad que le dejaron perfilarse y sacar un fogonazo que ya había vencido al portero escarlata pero no bajó lo necesario para librar el poste horizontal. 

LE LLUEVE SOBREMOJADO Parecía que el Guadalajara estaba dispuesto a dar el mejor partido de la temporada, generó llegadas pero no tuvo certeza para definir, aunado al buen momento que pasa el portero choricero, Alfredo Talavera. Todas esas oportunidades que desperdició el conjunto tapatío pronto las pago caro, pues Toluca sí encontró contundencia y obtuvo una ventaja que poco había trabajado para merecerla, todo justo cuando empezó a llover en la cancha del Nemesio Diez.

El primer aviso rojo fue al 23, tiro libre directo donde Lucas Lobos trató de sorprender a Rodríguez con un tiro raso por derecha, pero el portero del Rebaño llegó hasta ahí para mandar a tiro de esquina. 

Derivado de ese saque de esquina Toluca hizo su acostumbrada jugada a balón parado, Lobos cobró justo al manchón de penal del área de Chivas, todos, defensas y atacantes se movieron, menos Paulo Da Silva quien se quedó en esa zona y entró de frente al balón para rematar de cabeza y anidarlo en las redes por el ángulo superior derecho, imposible para el lance del portero tapatío y colocar el 1-0. 

La anotación calmó el ímpetu de Chivas y estabilizó a los Diablos, quienes controlaron el balón y macaron el ritmo del partido el resto de la primera parte. 

Para el complemento las Chivas parecían tomar oxígeno, atacaron a Toluca y encontraron pronta recompensa. Al minuto 51 encontraron un fortuito gol que emparejo el marcador. La jugada surgió en un tiro de esquina cobrado en corto por Reyna para Arce, éste tiro suave a primer poste, un tiro que parecía no llevar nada pero el volante Richard Ortiz prefirió despejar, acción que hizo incorrectamente pues sólo rebañó el balón y desvió su trayectoria a su propia puerta para el 1-1. 

El empate solo provocó el despertar total de Toluca, que se fue con todo al frente y no le fue complicado retomar su ventaja. Primero los Diablos corrieron con surte, pues en un tiro de Benítez 57 el balón pegó primero en el pasto y se elevó, al pasar por el área Jorge Enríquez trató de despejar con la cabeza pero sólo se la desvío a su portero para el 2-1. 

El Guadalajara todavía no se reponía de este golpe cuando al minuto 59 apareció el magistral toque de Lucas Lobos para dar su segunda asistencia del partido, un trazo de derecha a segundo poste, justo donde encontró sin marca a Edgar Benítez que de aire disparó para poner el 3-1, una pasada loza para unas Chivas con la mira muy desviada y la creatividad perdida. 

Los Diablos no se conformaron con la ventaja de dos goles, siguieron atacando y al 66 por poco llega el cuarto gol para su cuenta, un tiro desde fuera del área de Richard Ortiz que botó antes de que el portero Rodríguez lo mandara a tiro de esquina, un manotazo abajo por izquierda que ahogó el grito de la tribuna del infierno. 

Al final ambos equipos modificaron sus alienaciones pero con mínimas consecuencias para el resultado que ya estaba escrito en favor del Toluca y en deterioro de unas Chivas agonizantes. 

JESÚS QUEZADA