8 de marzo de 2014 / 05:02 a.m.

No hubo mayor sorpresa en el infierno este viernes por la noche, al contrario solo la ratificación de que Toluca, junto con Cruz Azul, siguen marcando la pauta de la Liga MX y sin mayor problema dio cuenta 3-0 de un irregular Puebla que también corroboró su etiqueta de equipo de media tabla y que mantiene su lucha en la porcentual.

Con goles de Wilson Tiago, Raúl Nava y Carlos Esquivel los rojos llegaron a 22 puntos y nadie los movera del segundo sitio de la clasificación general, subliderato que amarran justo ahora que viajarán a Estados Unidos para disoutar los cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

CAMBIOS OBLIGADOS

La Fecha FIFA obligó cambio en la alineación de los Diablos Rojos, quienes rompieron cuatro fechas consecutivas repitiendo 11 inicial. El viaje y participación de Edgar Benítez y  Pablo Velázquez con la selección de Paraguay provocó que ambos jugadores no fueran considerados para iniciar, cediendo su lugar a Carlos Esquivel y Raúl Nava.

Caso contrario fueron los mexicanos Miguel Ponce e Isaac Brizuela, quienes fueron titulares pese a su viaje con el Tricolor a Estados Unidos.

Del otro lado la misma actividad internacional de mitad de semana impidió que el delantero de Puebla, Matías Alustisa tuviera actividad con los poblanos, dejando su sitio para Carlos Sánchez y el apoyo de Maicón Do Santos.

Aún así, los dos equipos llegaron al Nemesio Díez con el mejor arsenal posible, en busca de las tres unidades, Toluca para afianzar ese subliderato general e irse tranquilo a su compromiso de Concacaf. Puebla, quería unidades que lo mantuviera lejos de la quema del descenso, mas ahora con el despertar de Atlante.

Tal y como Toluca lo habia planeado el partido tuvo esquemas fijos. Los Diablos propusieron y fueron al frente, mientras Puebla prefirió defenderse y tratar de hacer daño con base en contragolpes, diseño que incomodó a un Toluca que sólo en los primeros minutos tuvo espacios, después, sufrió para tratar de abrir la dos líneas de cuatro hombres que pusieron los poblanos antes de que alguien pudiera llegar a su área.

La primera del Toluca fue apenas a los dos minutos de partido, un centro de Brizuela al área que Raúl Nava abanicó. Después, al 8' Tiago remató a las redes pero la acción le fue anulada por fuera de lugar.

Después de eso, Puebla controló por unos minutos a su rival, les invadió el medio campo y hasta se dio el lujo de llegar en un par de ocasiones al arco del Talavera, quien resolvió sin problema un mano a mano y un tiro de media distancia a su arco.

DESPERTÓ EL DIABLO

Debieron pasar 25 minutos para que Toluca pudiera decifrar el planteamiento defensivo del Puebla, entonces, comenzaron sus arribos por los costados de Esquivel y Brizuela, suficiente para abrir a la zaga visitante y el marcador.

Y es que la primera escapada de Brizuela por derecha generó un par de arribos que rompieron el cero. Primero, escapó le puso medio gol a Raúl Nava, quien sólo en el área chica remató de cabeza y contrapié de Jorge Villalpando, quien alcanzo a reaccionar y con la pierna izquierda mandó a tiro de esquina.

De esa jugada vino un cobro de Sinha a primer poste donde remató Brizuela (27'), Villalpando otra vez evitó la caida de su arco con un manotazo pero dejó el balon a la deriba y ahí apareció Tiago para por fin mandarlo a las redes para el 1-0.

SUSTO DE SINHA

A partir del gol Toluca se apoderó de la pelota, controló el partido y generó más llegadas; sin embargo, en una de esas jugadas al minuto 31 el balón se elevó a las afueras del área, ahí llegó Antonio Naelson Sinha para tratar de reingresarlo a zona peligrosa, así lo hizo pero al caer de su salto no piso bien y se lastimó la rodilla derecha, lesión que en un principio parecía grave y hasta debió abandonar el partido y la cancha en camilla, después de una rápida revision al parecer no es nada de peligro y estará listo en unas semanas.

EL APORTE DE BRIZUELA

Para la segunda mitad los esquemas se mantuvieron igual, quizá Puebla con intenciones de adelantar líneas pero con pocos argumentos para logarlo pese a los ingresos de Juan Carlos Cachó y Alberto Medina.

Por Toluca no hubo mayores modificaciones de esquema, la bandas fueron la llave de acceso al área rival y ahí Isaac El Conejo Brizuela otra vez fue el mejor honbre de los Diablos.

El aporte del extremo derecho del Toluca en cada juego cada vez es mayor. No da por perdido un solo balón por ese costado, y cuando se lo quitan, apoya en labores defensivas.

En cuanto puede encara a los rivales y genera huecos, busca paredes con sus compañeros o sólo jala marcas. Precisamente fue en una escapada de Brizuela donde se generó el penal que llevó a los escarlatas a ampliar su ventaja, El Conejo fue derribado en el área tras un recorte a un zaguero.

En tiro desde lo 11 pasos fue ejecutado por Raúl Nava, quien pateó de derecha, fuerte y raso por el mismo costado, engañó a Villalpando y le esférico llegó al fondo por el ángulo inferior para el 2-0.

Al final del partido, Toluca buscó más goles. Un tiro de Antonio Ríos parecía llegar a las redes pero el manotazo de Villalapando lo evitó, después ingresó Pablo Velázquez para tratar de incrementar su acumulado de anotaciones, pero fue Carlos Esquivel quien tuvo la certeza al minuto 78, cuando por izquierda sacó un zapatazo que se metió en las redes por el ángulo superior derecho para el 3-0.